El VIII Centenario prolongará su presencia en el tiempo con actividades y nuevos patrocinios en 2019

Ricardo Rivero y Pablo Rodríguez Casal rubrican el convenio de colaboración en la Sala de Retratos del Rectorado. /WORD
Ricardo Rivero y Pablo Rodríguez Casal rubrican el convenio de colaboración en la Sala de Retratos del Rectorado. / WORD

El centro comercial El Tormes se convierte en patrocinador de la efeméride a través de acciones deportivas, culturales y científicas

RICARDO RÁBADE / WORDSALAMANCA

Oficial y materialmente el reloj con forma de tótem que se visualiza en el Patio de Escuelas Mayores, construido mediante una estructura tubular de acero laminado, de cuatro metros de altura, con un peso que sobrepasa los 1.500 kilos y que cuantifica cronológicamente el devenir de la magna conmemoración del VIII Centenario de la fundación de la Universidad de Salamanca, se pondrá a cero el próximo 31 de diciembre, justo cuando las manecillas horarias sepulten y entierren para la historia la sucesión de fastos escenificados a lo largo de los 12 meses del año 2018. Teóricamente en ese momento, que se aproxima inexorablemente en el calendario, la efeméride que festeja los ocho siglos del nacimiento del Estudio comenzará a ingresar en el baúl de los recuerdos académicos.

Sin embargo, el equipo rectoral de la Universidad no quiere que el acontecimiento concluya en dicho día y se ha marcado el firme desafío de extender su radio temporal de acción y que se prolongue en el tiempo, al menos durante el primer semestre de 2019, coincidiendo precisamente con el desarrollo académico del curso universitario 2018-2019.

Este sugestivo anhelo fue exteriorizado y verbalizado ayer por el rector de la USAL, Ricardo Rivero, cuando adelantó que la institución docente seguirá «conmemorando el VIII Centenario a lo largo del curso 2018-2019», gracias a «la ampliación de las fechas» de los incentivos fiscales por parte del Gobierno, que permitirá «sumar nuevos patrocinadores» a la celebración de la colosal efeméride universitaria.

Rivero efectuó estas declaraciones durante el protocolario acto de firma del convenio de colaboración por el que el centro comercial El Tormes de Salamanca se une a los patrocinadores del VIII Centenario a través de actividades culturales, de divulgación de la ciencia o de la promoción deportiva, como la carrera por los 800 años del Estudio salmantino que se disputará el próximo 22 de septiembre y que tendrá un espíritu plenamente solidario. Además, el centro comercial cederá temporalmente y de forma exclusiva uno de sus espacios de su planta primera a la Universidad salmantina para la organización de actividades relacionadas con el VIII Centenario. «No sólo será un lugar para difundir la imagen de la Universidad, sino que también servirá como espacio donde se celebrarán diferentes actividades y talleres para niños donde el saber sí ocupará un lugar principal», resaltó el centro comercial a la hora de sintetizar los contenidos y los ejes del convenio de colaboración que fue rubricado ayer en la Sala de Retratos del Rectorado.

En la vertiente estrictamente cultural, El Tormes será un activo colaborador del ciclo de música Salamanca Barroca y se encuentra en conversaciones con las autoridades de la Universidad estudiando el establecimiento de posibles vías de apoyo a la actividad académica.

Rivero destacó especialmente las «excelentes relaciones» con el centro comercial El Tormes, «uno de los lugares de referencia para el ocio y las compras» y cuyo acuerdo se fraguó tras «muchos meses de trabajo» entre los responsables de la superficie comercial y los de la Oficina para la Conmemoración del VIII Centenario de la Universidad, que continúan «buscando nuevos patrocinios con empresas que tengan una buena imagen de marca en el entorno local, nacional e internacional» por ser «algo muy positivo para la conmemoración» de la efeméride.

Curiosamente, la prolongación de la conmemoración del VIII Centenario en 2019 coincidirá con otra efeméride de especial resonancia universitaria, como será la celebración del quinto centenario de la fundación del Colegio Mayor Arzobispo Fonseca, uno de los colegios mayores más emblemáticos y que está unido de forma inseparable a los siglos de fértil y fecundo peregrinaje académico de la Universidad de Salamanca.

Por su parte, el representante del centro comercial El Tormes, Pablo Rodríguez Casal, subrayó, además de la importancia del acuerdo, la situación económica «verdaderamente buena» de la superficie comercial, coincidiendo con «la situación económica del país en general». Apuntó en este sentido que El Tormes «hace alarde del término resiliencia, porque se ha mantenido bien estos años, dando resultados positivos». También puso de relieve que el centro comercial está inmerso ahora «en un momento de cambio, adaptándose a las nuevas necesidades del consumidor a través del comercio on line».

Un 10% más de ventas

A lo largo del último año han pasado por el centro comercial El Tormes más de cuatro millones de usuarios y actualmente continúa esta tendencia positiva. Además, según los estudios de mercado que realiza el propio centro comercial, en torno a un 10% de estos usuarios se corresponde con miembros de la comunidad universitaria de Salamanca.

Además, El Tormes ha experimentado también en este último ejercicio un incremento de ventas cercano al 10%, motivado por la ampliación de la superficie de algunos operadores, por la llegada de nuevas marcas atendiendo a la demanda y las necesidades de los salmantinos, así como por la mejora que está experimentando la coyuntura económica en términos generales.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos