Las víctimas del terrorismo, referente «moral de la defensa de la libertad»

Minuto de silencio en la Plaza Mayor con motivo del 15 aniversario del 11-M y en el Día Europeo de las Víctimas del Terrorismo. /LAYA
Minuto de silencio en la Plaza Mayor con motivo del 15 aniversario del 11-M y en el Día Europeo de las Víctimas del Terrorismo. / LAYA

Salamanca se unió ayer a las concentraciones celebradas en toda España por el aniversario del 11-M. Anteriormente, el alcalde leyó una declaración institucional.

ROSA M. GARCÍA / WORD

La capital salmantina se unió ayer a los actos celebrados en toda España con motivo del Día Europeo de las Víctimas del Terrorismo y en el 15 aniversario de los atentados del 11-M.

El alcalde de Salamanca, Carlos García Carbayo, en una declaración institucional, mostró su «apoyo, respeto y solidaridad a las víctimas del terrorismo, que son un referente moral porque simbolizan la defensa de la libertad y el Estado de Derecho». Recordó que se cumplen 15 años de «la mayor masacre terrorista sufrida por España, que dejó 193 muertos, cinco de ellos de Salamanca, en un día donde a barbarie y la sinrazón golpearon a todo el país», y por ello aseguró «el apoyo y la solidaridad de las instituciones con las víctimas de cualquier atentado».

En Salamanca, prosiguió Carbayo, «hemos padecido la atrocidad del terrorismo con dos atentados en nuestras calles y hemos llorado a las más de 40 víctimas de nuestra tierra». Esas personas «siempre permanecerán en la memoria colectiva, que las lleva en el corazón, como simboliza el gran mural del centro Julián Sánchez 'El Charro', situado en la plaza de la Concordia, precisamente junto a la calle Víctimas del Terrorismo; o calles, como las dedicadas al coronel Heredero Gil o a los guardias civiles Antonio Tejero Verdugo y Antonio Fernández Álvarez, asesinados por ETA».

La Plaza Mayor, continuó, «ha sido testigo de numerosos homenajes y concentraciones como muestra de afecto y solidaridad con las víctimas y sus familias. El apoyo de la ciudad de Salamanca es claro e inequívoco, como demuestra la entrega de la Medalla de Oro, máxima distinción, a la Fundación Víctimas del Terrorismo y a la Asociación de Víctimas». Hizo hincapié en que, «desde la unidad de toda la sociedad, se seguirá defendiendo y honrando a todas las víctimas y a sus familias; desde el coraje colectivo, se mantendrá firme en la condena al terrorismo; y desde la Ley y el Estado de Derecho, se continuará exigiendo la acción de la justicia». Junto a las víctimas, indicó, «es justo reconocer también la labor de los jueces y de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado».

«Todos unidos conseguiremos derrotar al terrorismo, como ya hicimos con ETA», finalizó la declaración institucional, a la que siguió un minuto de silencio en la Plaza Mayor, sumándose así a la convocatoria de la Federación de Municipios y Provincias por la memoria, la dignidad y la justicia.

En la acto también participó el comisionado para las Víctimas del Terrorismo de la Junta, José Manuel Herrero, quien aseguró que actos como los de ayer son de justicia para que las víctimas no se sientan solas. «Hay que seguir demostrando día a día que no están solos, que les acompañamos y que la sociedad tiene una deuda con ellos. Por eso, queremos estar día a día con ellos y tratar, por lo menos, de que no se sientan solos y acompañarlos en su reclamación permanente de la memoria, la dignidad y la justicia, y sobre todo que no se olvide lo que ha sido el terrorismo, cuáles fueron las causas y porqué existió el terrorismo».

Víctimas en la aulas

Herrero se refirió a la colaboración en el programa de las 'Víctimas en las Aulas': «Creemos que es fundamental, a día de hoy, una vez que afortunadamente no se producen muertes del terrorismo de ETA, es verdad que existen otras amenazas, pero, por lo menos, lo que ha sido el terrorismo de ETA, que las nuevas generaciones sepan que existió, porqué existió y desde luego tratar de poner los cauces para que eso no vuelva a repetirse más».

El presidente de la Asociación de Víctimas del Terrorismo de Castilla y León, Juan José Aliste, como víctima y participante del programa, consideró «muy satisfactorio ver a los alumnos, que no han vivido el terrorismo prácticamente, que no han oído hablar de ello, cuando les cuentas tu experiencia, se muestran muy sorprendidos y también muy afectados por lo que ha pasado».