Los veteranos legionarios ven en la película de Amenábar rodada en Salamanca un cúmulo de «odios y mentiras»

Aménabar, durante el rodaje de 'Mientras dure la guerra' en las calles de Salamanca. /MANUEL LAYA
Aménabar, durante el rodaje de 'Mientras dure la guerra' en las calles de Salamanca. / MANUEL LAYA

Pedirán que el cineasta devuelva la subvención de 1,4 millones que le concedió el Ministerio de Cultura para el rodaje de 'Mientras dure la guerra'

RICARDO RÁBADE / WORDSALAMANCA

La Plataforma Patriótica Millán Astray arremete duramente contra los contenidos de la película 'Mientras dure la guerra' de Alejandro Amenábar, que fue rodada, en una parte importante de sus escenas, durante la primavera de 2018 en calles y plazas de Salamanca. Tras visionar el trailer de la cinta, los veteranos legionarios consideran que la película está repleta de «odios y engaños» contra la figura del fundador de la Legión, el general José Millán Astray. Además, aseguran que Amenábar disfrutó de jugosas subvenciones públicas para los trabajos del rodaje, que ascendieron a 1.400.000 euros y con los que «el Estado español ha regado su nuevo proyecto cinematográfico».

Los veteranos legionarios recalcan que Amenábar y su productora Mod Producciones son «verdaderos acaparadores de subvenciones públicas, una especie de gigantesco pseudo ERE cinematográfico, donde no hay tajada del erario público dedicado al cine español en el que no estén presentes o representados». Según los cifras que ha recopilado la plataforma, basados en datos oficiales del Instituto de Cinematografía y de las Artes Audiovisuales, las ayudas públicas a Amenábar y a su productora Mod suman más de siete millones de euros desde el año 2010, montante que engloba 20 ayudas concedidas a la producción de películas por valor de más de 6,8 millones, así como nueve ayudas para la participación de sus películas en diferentes festivales internacionales, que suponen 183.000 euros más.

La Plataforma Millán Astray sopesa iniciar acciones penales contra el cineasta

La asociación considera que las autoridades ministeriales «en vez de priorizar el gasto social en los españoles más necesitados, que los hay cada vez más y a millones, se dedican a derrochar el dinero público en financiar el odio y la mentira», como se refleja, a su juicio, en las escenas de 'Mientras dure la guerra'.

Además, los veteranos legionarios entienden que «si Amenábar quiere hacer una película sobre Millán Astray, lo natural en cualquier país serio sería que lo financiara de su propio bolsillo o el de inversores privados». Además, subrayan que la película constituye «una auténtica farsa, como así lo acreditan los recientes estudios del investigador de la Universidad de Salamanca, Severiano Delgado», así como «lo ha reconocido el propio hijo de Luis Portillo, autor de la invención literaria de 1941 en la que se basa la película, en un reciente viaje a España, de lo cual se ha hecho eco hasta la prensa». Además no dudan en proclamar que 'Mientras dure la guerra' es «una mentira resultado de la propaganda frentepopulista, mentira que ha quedado evidenciada recientemente por estudios muy serios», a pesar de lo cual el propio Amenábar «ha apostado por apuntalar una mentira que ningún historiador serio e independiente se cree ya».

En sus argumentaciones, la plataforma enfatiza que «ni el General Millán Astray gritó en el Paraninfo de la Universidad de Salamanca ¡Viva la Muerte, Muera la Inteligencia¡, ni estaba en España el 18 de julio de 1936 durante el Alzamiento, a diferencia de Unamuno que sí que se adhirió de forma entusiasta a él desde el principio», ni «tuvo mando de unidades de combate durante la Guerra Civil, pues estaba separado del servicio activo desde hacía años, ni participó jamás en actos de represión, más al contrario, paralizó sacas de presos republicanos en Salamanca y salvó la vida a muchos condenados a muerte».

Por todo ello, la plataforma va a solicitar al Ministerio de Cultura la devolución de la subvención de 1.400. 000 euros otorgada a la película, dado que «incita al odio y la mentira, es denigratoria y porque en la subvención solicitada hay cuestiones oscuras». También pedirán que Amenábar reintegre «las otras subvenciones que de tapadillo ha recibido esta película». Al mismo tiempo, anuncian que se reservan el derecho de iniciar acciones legales, incluidas las penales, contra el cineasta y su productora, «en defensa del honor de nuestro fundador».