Los vecinos de Buenos Aires claman contra el olvido de las instituciones

Una protesta vecinal en el barrio de Buenos Aires./WORD
Una protesta vecinal en el barrio de Buenos Aires. / WORD

Denuncian que el barrio se está despoblando, que el colegio «sigue siendo un gueto» y que «no conocemos ninguna actuación» contra el tráfico de drogas

D.B.P. / WORDSALAMANCA

La Subdelegación del Gobierno ha convocado una reunión institucional para analizar la situación del barrio de Buenos Aires. Dicha reunión se celebrará la semana que viene y, aunque formalmente la convoca la Subdelegación, ha sido «consensuada» entre dicha administración, la Delegación territorial de la Junta en Salamanca y el Consistorio de la capital.

Los representantes vecinales recuerdan que había un «compromiso común entre las administraciones y los vecinos» para reunirse de forma periódica pero «todos juntos, hace año y medio o dos años que no nos reunimos», denuncian. La última vez que pidieron una reunión del grupo de trabajo fue hace un par de meses. «Lo hemos pedido varias veces a través del Ayuntamiento y de Fomento, no directamente a la Subdelegación, y ahora han accedido. Todos teníamos claro que los problemas no se pueden afrontar si no es entre todas las partes y vemos que algunas instituciones habrán intentado algunas cosas, pero nada de lo que los vecinos habíamos planteado».

Los residentes presentarán una lista de graves problemas a las autoridades públicas. «El narcotráfico y el gueto que se ha generado nos están llevando a consecuencias nuevas y muy preocupantes». La primera, un descenso de población «muy importante» durante los últimos años. «Si el barrio estaba pensado para 1.500 personas y hace dos años vivían unas 1.200, hoy habrá entre 700 y 800 habitantes, aproximadamente. Y con menos población se acentúa el problema de las relaciones y la convivencia». Este hecho genera otra consecuencia: «hay un número muy importante de viviendas vacías y es un problema muy grave para el barrio». «La relación entre el gueto y el resto del barrio genera más dificultades de convivencia y más situaciones de ignorancia de unos hacia otros. Y se hace difícil superar esas relaciones».

Responsabilidades

Si el complicado panorama del barrio ha empeorado «es porque desde las instituciones no se ha hecho frente a los compromisos que se tenían», acusan desde Buenos Aires.

Las viviendas propiedad de la Consejería de Fomento eran responsabilidad de la Junta «y no sólo no se ha afrontado en los juzgados el problema del desalojo de las viviendas que se usan de forma irregular, sino que la situación se ha agravado y no se ha avanzado nada» ni siquiera en temas como los «enganches ilegales». «En materia de Fomento hemos retrocedido».

El grupo de trabajo que busca soluciones para el barrio volverá a reunirse la semana que viene tras dos años sin hacerlo

En Educación pasa algo similar. «El colegio sigue siendo un gueto y no se avanza en temas como el absentismo. Es evidente lo que está sucediendo».

Respecto a la Subdelegación del Gobierno «no conocemos ninguna actuación clave» de la Policía «para desenmascarar a los principales culpables del narcotráfico del barrio. No conocemos si se ha avanzado en este campo. Vemos a las mismas personas y las mismas familias implicadas en el narcotráfico y eso acentúa otras cuestiones. Estamos ya por la quinta generación de narcotraficantes», denuncian los vecinos.

La «poca llama de esperanza» de estos dos años ha llegado de mano de los programas sociales del Ayuntamiento. «Ha habido una relación directa y esperamos que se avance más. En cualquier caso, es un escaso consuelo. «Hay que reflexionar de nuevo sobre qué ha pasado. No podemos seguir así»

La incorporación del nuevo comisario de la Policía Nacional, Luis Jesús Esteban Lezáun, la reciente llegada de Encarnación Pérez a la Subdelegación del Gobierno (apenas seis meses en el cargo) y la resiente petición vecinal han sido claves para volver a convocar la reunión sobre Buenos Aires, apuntan desde la Subdelegación.

 

Fotos

Vídeos