Un variado festival pone el broche de oro a la Escuela de Verano de Folclore de Ciudad Rodrigo

Foto de familia de los alumnos participantes, con sus diplomas acreditarivos./S. G.
Foto de familia de los alumnos participantes, con sus diplomas acreditarivos. / S. G.

En esta última jornada se hizo entrega a los 40 alumnos participantes de los diplomas acreditativos

La VIII Escuela de Verano de Folclore de Ciudad Rodrigo puso el punto y final a seis días de cultura tradicional con la celebración de un festival ayer en la Plaza Mayor.

La jornada fue movida pues, previamente, los alrededor de 40 alumnos participaron en un pasacalles de músicos, gigantes y cabezudos. También ayer fue el momento de hacer la entrega de diplomas de aprovechamiento en las actividades programadas, la parte más institucional en la que estuvieron presentes varios concejales.

Ya por la noche, el folclore regresó a la Plaza Mayor con la celebración de ese festival en el que se pudo ver a la Escuela Municipal de Folclore de Ciudad Rodrigo, al grupo Urdimbre de Ávila, al Fandangu de Robleda, al grupo Virgen de los Aguadores de Valladolid, además de al grupo Añate de Tenerife y a una formación portuguesa.

Los integrantes tanto del grupo abulense como los de la formación llegada desde Tenerife ya habían sido protagonistas a lo largo de la semana, pues eran los responsables de los talleres en los que los alumnos aprendieron diferentes nociones de folclore de esos lugares.

Desde el Ayuntamiento se tiene claro que se continuará apostando por esta cita anual con el folclore, tal y como se ha puesto de manifiesto en una ocasión y ayer se volvió a reiterar ese compromiso.

La palabra que mejor podría definir las caras de los alumnos, de sus profesores y de los organizadores es satisfacción, tal y como se pudo comprobar a la hora de recoger sus diplomas.

Pero si la escuela en sí ha resultado un éxito, es imposible no hacer mención al III Festival de Cultura Hispano-Lusa que ha llevado distintos sonidos cada noche a la Plaza Mayor de la mano del Consorcio Transfronterizo de Ciudades Amuralladas, la asociación que mantiene el Ayuntamiento con la Cámara de Almeida y que tan buenos resultados ha dado desde hace años.

Esas veladas musicales fueron abiertas por Feten Feten, una de las formaciones que también actuó al otro lado de la Raya.

Pero si ha habido dos momentos que han marcado el evento esos han sido los conciertos de Rodrigo Cuevas y Celtas Cortos que, 20 años después, regresaron a Ciudad Rodrigo para llenar su Plaza Mayor y vivir una noche inolvidable.

En el caso de Rodrigo Cuevas, recaló en Miróbriga con su nuevo espectáculo 'Trópico de Covadonga', con el que consiguió que la Plaza Mayor se rindiera a esa mezcla de folclore y cabaret que le caracteriza y en la que no faltan, por supuesto, la dosis correspondiente de provocación.

Los alumnos de la escuela comenzarán su partida a los lugares de origen a partir de las 10:00 horas, muchos de ellos, con la intención de regresas el próximo año a Ciudad Rodrigo para participar en esta cita con el folclore que ya se ha hecho indispensable en la apuesta por conservar las tradiciones transmitiéndolas a la generaciones venideras.