Baloncesto - LEB Plata

La valentía de La Antigua-CB Tormes se queda sin premio en Marín (88-74)

Imagen del partido disputado en la primera vuelta entre CB Tormes y el Marín Peixegalego/MARÍA SERNA
Imagen del partido disputado en la primera vuelta entre CB Tormes y el Marín Peixegalego / MARÍA SERNA

El equipo, muy lastrado por las lesiones, dio la cara durante todo el choque, pero acabó encadenando su sexta derrota consecutiva

MANU OTERO / OPTAMARÍN (PONTEVEDRA)

El Quesería La Antigua cayó en su visita a Marín y encadena su sexta derrota consecutiva. Perdió en un partido en el que obligó a emplearse a fondo a su rival. En el primer tiempo, los visitantes llegaron a poner contra las cuerdas al Peixegalego, que aprovechó el cansancio del cuadro salmantino en el segundo tiempo para sentenciar el partido y poner fin a su mala racha.

Tras dos derrotas consecutivas y con el colista enfrente, el Peixegalego estaba obligado a llevar la iniciativa del encuentro. Y así lo hizo desde los primeros minutos por medio de un imponente Badmus. Sin embargo, el conjunto visitante, lejos de atemorizarse por la aparente superioridad de los locales, supo plantar cara a su rival tras unos minutos iniciales dubitativos. Así gracias al acierto de Adams y Moreno fueron reduciendo el 7-0 inicial hasta igualar la contienda, aunque en los minutos finales del primer cuarto el Marín volvió a recuperar su ventaja.

En el segundo acto, el guion fue similar. El Peixe siguió dominando el partido, pero en los últimos minutos, el conjunto salmantino volvió a sacudirse el dominio del Marín Ence Peixegalego. Apoyados en una inconmensurable defensa, que hizo que las intentonas locales, muy acertadas en el primer cuarto, pero imprecisas en el segundo, acabasen rebotando de forma habitual contra el aro del Tormes. Y en rápidas salidas al contragolpe, los de Óscar Núñez fueron poco a poco recortando diferencias hasta conseguir colocarse por delante en el marcador gracias a un tiro libre anotado por Anrus Miska.

Sin embargo, la alegría les duró poco. El conjunto local reaccionó de forma inmediata y por medio de Badmus y Sevillano, voltearon el marcador de forma inmediata. Fue el argentino del cuadro marinense el que siguió ampliando la renta local al transformar dos tiros libres y, acto seguido, interceptar el saque del Tormes para anotar una nueva canasta que permitió a los de Javi Llorente irse al descanso con siete puntos de colchón

Tras el paso por vestuarios, el partido se sumió en un intercambio de golpes entre ambos equipos que no parecía tener fin. Por parte del Tormes, los púgiles fueron Osas Ehigitor Ramírez y Yáñez, mientras que por el Marín, Badmus seguía canalizando todas las jugadas de ataque. Pero los de Núñez fueron más eficaces y poco a poco fueron limando las diferencias hasta colocarse a un solo punto. Fue entonces cuando Adams pudo poner por delante al Tormes pero se topó con un tapón del omnipresente Badmus cuando iba a culminar a placer un contraataque.

Fue un punto de inflexión, porque en la jugada siguiente emergió la figura de Pantín, con cuatro puntos en dos jugadas consecutivas, y la de Jordan Gregory, desaparecido en la primera parte, para dar continuidad al triple anotado en la jugada anterior por su compañero Jacobo de Benito. Así los locales ampliaron su renta hasta los 11 puntos. Y cuando todo parecía estar resuelto, sobre la bocina, Sikirias se sacó un triple de la chistera para reducir la desventaja del Tormes hasta los 8 puntos.

Lastrados por la escasez de efectivos en la rotación, al Tormes pareció habérsele acabado la gasolina en un último cuarto, en el que el Peixe se dedicó a controlar su ventaja y en el que brilló una nueva arma. El pívot Vashill, en el banquillo durante la mayor parte del partido, apareció para ajusticiar a un valiente Tormes, que siguió luchando pero su valentía no tuvo premio.