La USAL recuperará dos dibujos del S.XV sustraídos en 1950

'Cielo de Salamanca', en el Patio de Escuelas Menores./WORD
'Cielo de Salamanca', en el Patio de Escuelas Menores. / WORD

Son dos bocetos de 'El cielo de Salamanca', cedidos a un restaurador para que los recompusiese y que se los quedó tras hacer su trabajo

REDACCIÓN / WORD

El Tribunal Supremo ha ordenado al empresario Jordi Pujol Ferrusola (sin relación alguna con el hijo de Jordi Pujol) entregar a la Universidad de Salamanca dos sinopias pertenecientes al 'Cielo de Salamanca', que compró en 1990 al heredero del restaurador de la bóveda de la antigua biblioteca universitaria que, tras realizar su trabajo en 1950, no devolvió dichos dibujos. El alto tribunal confirma que estas obras pictóricas del pintor Fernando Gallego y que datan del siglo XV son de carácter público.

La Sala de lo Civil del Tribunal Supremo, en una sentencia del pasado 17 de octubre, ha ratificado la resolución de la Audiencia Provincial de Madrid dictó el 2 de diciembre de 2015, en la que se obligó a esta persona a devolver las sinopias (dibujo preparatorio en la pintura mural) que representan las constelaciones 'Leo' y 'Centauro'.

Estas dos dibujos estaban en 1950 cuando la Universidad de Salamanca encarga a José Gudiol Ricart la restauración de la pintura mural 'Cielo de Salamanca' debido a su mal estado. El proyecto se hizo con la conformidad del Ministerio de Educación, que se comprometió a sufragar los costes, y con el visto bueno de la Junto Provincial de Monumentos Histórico y Artísticos, pues en 1931 la Universidad de Salamanca recibió esta condición, perteneciente al Tesoro Artístico Nacional.

Cronología

Según relatan los hechos probados de la sentencia, el restaurador concluyó su trabajo pero nunca devolvió los dibujos preparatorios arrancados, pues las «poseyó» hasta su fallecimiento el 16 de marzo de 1985. Después, las sinopias fueron expuestas en la Galería Subex, propiedad de su hijo, que finalmente las vendió a un tercero en 1990 por ocho millones de pesetas.

Las obras continuaron siendo mostradas al público hasta principios del año 2000, ya que las cedió a dicha galería y «al parecer no fueron compradas por la Universidad de Salamanca por falta de fondos, pese a estar interesada», afirman los hechos probados. Pero finalmente, si fueron reclamadas atendiendo a la acción publiciana, una acción del Derecho romano que protege un bien, es decir, la Universidad considera que tiene más derecho a la propiedad de las sinopias que un particular.

Ahora el Supremo confirma la decisión de la Audiencia Provincial de Madrid y recalca que 'Leo' y 'Centauro' son «un objeto fuera del comercio» y por tanto su propiedad no es de la persona que las adquirió en 1990, sino que es «de carácter público». Es más, los magistrados explican que las edificaciones de la Universidad recibieron la consideración de Monumento Histórico y Artístico y, por tanto, también sus bienes inmuebles. En este sentido, destaca que esta condición no que «desnaturalizada» en los dibujos «por el hecho de su separación para su restauración», recoge E. Press.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos