La USAL presenta la Escuela de Posgrado como «proyecto estratégico» para este curso

Doctores de la USAL en el Paraninfo, minutos antes de la ceremonia inaugural del nuevo curso./LAYA
Doctores de la USAL en el Paraninfo, minutos antes de la ceremonia inaugural del nuevo curso. / LAYA

El rector pide a la Junta que financie y apoye su política de «recuperación generacional» de jóvenes investigadores

D. B. P. / WORD

Un año más, y van 801, la Universidad de Salamanca abre el curso académico. Las clases comenzaron hace unos días, pero aún faltaba el ceremonial en el edificio de las Escuelas Mayores y los discursos de las autoridades para intuir por dónde irán los tiros en el nuevo año estudiantil.

La alocución del rector, Ricardo Rivero, reveló algunos de los grandes planes de la USAL para los próximos meses. Su discurso giró en torno a varios ejes: internacionalización de la Universidad, refuerzo en la enseñanza del español, elaboración del plan estratégico y necesidad de más recursos.

Así, adelantó que «la Escuela Internacional de Posgrado será uno de nuestros proyectos estratégicos para este curso» porque «el crecimiento más que notable de estudiantes internacionales matriculados en máster y doctorado acredita sobradamente la posición de ventaja de la Universidad de Salamanca en el panorama regional y nacional». Después de todo, más de la mitad de los estudiantes de doctorado de la Comunidad optan por matricularse en la Universidad salmantina, que también tiene cifra «muy significativas» de doctorandos extranjeros. El centro de estudios, además, ha escalado puestos en varios ranking universitarios internacionales.

«Una Universidad», continuó, «mide su mayor calidad formativa en gran medida por el atractivo para cursar postgrado», apuntó Rivero, para añadir que «por tantas razones, legítimamente requerimos el apoyo de la Junta para nuestros institutos, grupos de investigación, centros y departamentos», entre los que citó el proyecto del nuevo campus agroambiental, que «debe ser el ejemplo de un centro sostenible, basado en los valores de la Agenda 2030 y arquetipo de un modelo universitario orientado a los desafíos del cambio climático y la agricultura inteligente».

El rector insistió en su discurso en el perfil internacional de la Universidad. Por un lado, apeló al gran número de estudiantes de doctorado extranjeros de sus aulas y a la mejora de la USAL en los ranking internacionales. Por otro, recordó que «el próximo mes se reunirá aquí la Asociación Iberoamericana de Posgrado» y se organizarán «nuevos encuentros» sobre el espacio Euro Iberoamericano de Educación Superior, además de otros foros internacionales. «Esta es una universidad internacional que cultiva y difunde el español», como atestigua el anuncio de la apertura de 51 nuevas escuelas en China. El Centro Internacional del Español de la USAL «ha de reconocerse como el buque insignia en la colaboración de todas las instituciones en nuestra lengua y cultura» de mano del Instituto Cervantes y la RAE. «Podemos ser un ejemplo a nivel mundial», insistió el rector.

Fondos y grados

Rivero no sólo pidió apoyo a la Junta para los centros de investigación, sino recursos económicos para varios proyectos.

La consejera de Educación, Rocío Lucas, aseguró en su discurso que la administración regional aprobará un nuevo modelo de financiación universitario durante este mandato. Rivero replicó que «agradecemos y corresponderemos al anuncio» porque «lo necesitamos y, objetivamente, está justificado».

Además «esta tierra puede generar oportunidades con el saber». El rector puso como ejemplo a los dos investigadores de la Universidad becados por la UE con 2,5 millones de euros. Ambos «son un ejemplo para los investigadores jóvenes que se están sumando a nuestra plantilla en una política de recuperación generacional de extraordinarios resultados que necesite ser financiada y apoyada por la Junta» con más contratos pre y posdoctorales. Los jóvenes científicos «son el futuro y reciben el buen ejemplo del profesorado con tantos años de experiencia» en sus campos.

El rector, por otra parte, también confió en que la Consejería apoye «un mapa de titulaciones que responda a las demandas formativas de las generaciones del futuro» y que la USAL pueda contar con nuevos grados y máster «que esperamos se aprueben a lo largo de este curso».

La elaboración del plan estratégico será otro de los pilares del nuevo curso académico. «Toda la comunidad universitaria tendrá la oportunidad de participar en su elaboración, pues nos sentimos una Universidad profundamente democrática, con vocación de servicios público e inteligencia compartida». Los objetivos en «todas las áreas», ya sean ciencias, humanidades o sanitarias, son «crecer y acrecentar la calidad». «¿Acaso alguien duda de nuestras posibilidades reales en alguna de esas áreas?», se preguntó. «Presentamos resultados de excelencia internacionalmente reconocidos en todas ellas. Los datos hoy lo prueban, son públicos».

Balance del curso pasado

Antes del discurso del rector, el secretario general de la Universidad, Fernando Almaraz, leyó el resumen de la memoria del pasado curso 2018-2019. Dicha memoria apuntala las consideraciones del rector sobre la renovada pujanza de la USAL.

Una de las claves del curso pasado fue la «mejora sustancial» de la Universidad de Salamanca en su posicionamiento en varios rankings nacionales e internacionales, como el de Shanghái. También fue sido muy positivo el resultado obtenido en THE-Times Higher Education, en el que la USAL ascendió un tramo en el ranking general y cinco puestos en el nacional, lo que la sitúa entre las diez primeras universidades españolas. «En este competitivo mundo de los rankings subir posiciones, e incluso mantenerse, es un mérito que se obtiene con trabajo duro ya que todas las universidades se esfuerzan en mejorar y sobrepasar a las competidoras. Continuar esta senda de superación en los próximos cursos será necesariamente un esfuerzo de todos», precisó Almaraz.

Almaraz señaló que «el eco del VIII Centenario atrajo a Salamanca a académicos, presidentes y jefes de Estado de todo el mundo», y contribuyó a «la proyección internacional de la imagen de la Universidad de Salamanca», que se reflejó en un aumento del alumnado en 897 personas que sitúa a la USAL como la universidad más importante de la región, al albergar al 39,3% de todo el alumnado universitario de Castilla y León, más del 50% si se refiere solo al Doctorado».