Fútbol - Segunda B

Unionistas CF se estrella otra vez contra la madera

Piojo intentan cortar un avance de un jugadro rival./Jesús Andrade/ El Correo de Álava
Piojo intentan cortar un avance de un jugadro rival. / Jesús Andrade/ El Correo de Álava

El equipo de Roberto Aguirre sigue sin estrenar su casillero tras tres jornadas de liga, aunque la imagen ante el Alavés B fue buena

ANDER ZABALA / ADGVITORIA

Con cero puntos llegaba Unionistas en su visita al Alavés B, y con el mismo número en el casillero regresó a Salamanca tras caer derrotado en Ibaia ante el filial del Alavés. Un resultado injusto tras lo visto en el terreno de juego, en el que los pupilos de Roberto Aguirre consiguieron adelantarse en el marcador por primera vez en la temporada, y estrellaron hasta tres balones en el larguero.

Todo esto ocurrió en la primera mitad en la que el bloque dirigido por Aguirre pudo dejar visto para sentencia el encuentro. David Grande, que salió desde el pitido inicial con ganas de crear peligro sobre la portería de Gonzi, fue el primero en comprobar cuál iba ser la suerte de Unionistas. Cabeceó un centro desde la derecha de Javi Navas, y el guardameta alavesista tocó lo justo para enviar el balón al larguero. Solo dos minutos después llegó el turno de Zubiri, también con la testa, tras un centro con la derecha de Góngora.

Quien sí consiguió adelantar a los suyos fue Javi Navas, en una sensacional jugada colectiva que comenzó con robo de Portilla. De la Nava se la dejó de tacón dentro del área al extremo abulense y, aunque con su pierna menos buena, tuvo toda la portería para elegir dónde colocar el balón. Esta vez ni el poste, ni Gonzi, pudieron salvar al Alavés B. No fue así a falta de tres minutos para el descanso, con un centro cerrado a la salida de un córner que Ribelles estrellaba en el travesaño.

El paso por vestuarios espoleó al conjunto vitoriano, y en solo cuatro minutos igualó la contienda. Avisó desde fuera del área Pablo Álvarez, con un zurdazo que se marchó cerca de la portería defendida por Brais. El guardameta gallego tuvo que intervenir dos minutos más tarde en un remate calcado del jugador del Alavés B, que esta vez sí fue entre los tres palos. Logró rechazar el cuero, pero nada pudo hacer ante Borja Sainz, que apareció para empujarlo al fondo de las mallas.

Después de verse cerca de la victoria, Unionistas tuvo que variar su idea, ya que el punto se convirtió en un buen botín. De todos modos tuvo opciones para volver a adelantarse. La más clara fue un cabezazo de Ribelles. El mediocentro remató a bocajarro a la salida de un córner, pero rechazó Gonzi. También estuvieron cerca Garrido, con una internada desde la banda izquierda que finalizó cruzando demasiado el balón, y Mathieu, que estrelló su disparo dentro del área en Erik.

Solo quedaban cuatro minutos para cumplirse el tiempo reglamentario cuando lo intentó el francés, pero fueron suficientes para que el Alavés B culminara su remontada. Lo hizo además con un golazo desde fuera del área del habilidoso zurdo Paulino, que hizo inservible la estirada de Brais. De este modo Unionistas cierra la tercera jornada con cero puntos en su casillero, y siete goles en contra. Números que obligan al equipo salmantino a conseguir un buen resultado en la visita del Haro el próximo domingo.

El entrenador

El entrenador de Unionistas se mostraba contrariado al final del partido por el resultado, que deja con cero puntos al equipo, pero añadió que había visto cosas positivas. «Creo que hicimos muy buen partido. Estuvimos muy bien en el primer tiempo. Hicimos el gol y pegamos tres palos. Pensábamos que lo teníamos muy encaminado y nos sentíamos con autoridad. En el segundo tiempo, ellos arrancan bien y nos empezaron a filtrar pases. Ellos estuvieron muy acertados en su arranque» aseguró.

Aguirre destacó que «el partido nos obligó a hacer cambios para equilibrar el juego interior. Cuando lo equilibramos, volvimos a tener opciones. Y al final recibes el gol, que es un golazo. Los resultados no son injustos ni justos. Creo que hicimos muchas cosas bien. Nos vamos con muy poca recompensa».