Fútbol - Segunda B

Unionistas acusa a Calderón de mentir en una declaraciones sobre la presencia de Sandóval en el palco del Helmántico

Aficionados de Unionistas de Salamanca, durante un partido. /MARÍA SERNA
Aficionados de Unionistas de Salamanca, durante un partido. / MARÍA SERNA

El entrenador del Salamanca afirmó que no entendía que el presidente de Unionistas hubiese pedido acudir al Helmántico con otras ocho personas mientras apoyaba que la afición no acudiese

REDACCIÓN / WORDSALAMANCA

A la tensión generada por las pintadas aparecidas esta mañana en la sede de Unionistas CF, previas a la celebración del derbi que le enfentará este sábado al Salamanca CF UDS, se ha añadio en las últimas horas la ocasionada por unas delcaraciones del entrenador del Salamanca, Antonio Calderón, respecto a la presencia del presidente y varios directivos de Unionistas en el palco del Helmántico, mientras la afición ya ha anunciado que no acudirá al campo con el beneplácito de los responsables del club, una actitud que el técnico gaditano aseguró no entender.

Unionistas no ha tardado en emitir un comunicado oficial en el que solicita una rectificación de Calderón, al que acusa de mentir, y que reproducimos textualmente:

«Ante las falsas declaraciones vertidas por el entrenador Antonio Calderón en las horas previas al derbi, Unionistas de Salamanca se ve en la obligación de aclarar:

Que el presidente de Unionistas de Salamanca nunca le ha dicho a su afición cómo actuar ante este partido y se ha mostrado respetuoso con las distintas posturas, tanto la de acudir al Estadio Helmántico como la de no hacerlo.

Que en ningún momento ha pedido «ocho o diez» entradas para el palco, sino tan solo tres, una para él y otros dos acompañantes después de la experiencia del trato sufrido el año pasado. El resto de invitaciones fueron solicitadas para integrantes del cuerpo técnico y Unionistas de Salamanca recalcó la intención de que no fueran a palco, pero el club local decidió otorgar las invitaciones de esa zona del estadio.

Que no entiende que un entrenador intente marcar la pauta de una afición rival ni tratar asuntos extradeportivos que contribuyan a caldear el ambiente previo a un partido, por lo que el club considera que debería retractarse de unas declaraciones totalmente falsas, infundadas e inoportunas«.