BALONCESTO

El UniGirona gana la Liga y pone final a la hegemonía de un veterano Avenida (73-65)

Robinson y Loyd ante Dongue. /FEB
Robinson y Loyd ante Dongue. / FEB

El equipo salmantino fue incapaz de igualar fuerza de las catalanas en un partido en el que solo Laura Gil dio la talla en las perfumeras

Juanjo González
JUANJO GONZÁLEZSalamanca

Fin a una era mágica en el CB Avenida. El equipo salmantino, que había ganado los últimos nueve títulos nacionales, ha perdido esta noche el segundo partido de la gran final de la Liga Femenina (73-65) y así el club catalán conquista la segunda Liga de su historia tras haber ganado también el pasado jueves en Salamanca el primer choque de la serie (64-70).

Este es el primer título que se le escapa a Ortega desde que llegó al club salmantino al final de la temporada 2015-2016 (la 2014-2015 la ganó Girona 0-2 igual que este año) porque el equipo charro había ganado las tres últimas Ligas y los dos últimos tripletes, a los que había que unir la Supercopa y Copa de esta temporada.

Pero a este Avenida le han faltado fuerzas en la final y le han sobrado años, una plantilla muy veterana que ya quedó apeada de la Euroliga y la Eurocup a las primeras de cambio, y que en la final solo ha vivido de Jewell Loyd, que hoy ni siquiera estuvo acertada ante un Girona comandado por las veteranas Nuria Martínez y Laia Palau y que de la mano de dos americana de gran nivel como Hampton y Williams, haciendo olvidar a Shay Murphy y Nadia Colhado, y una jovencísima Reisingerova comiéndose a las dos '5' azulonas (Erika y Robinson) -elegida MVP de la final-.

Laura Gil terminó el partido con 15 puntos y 9 rebotes, por los 15 puntos también de Loyd (1 de 7 en triples y 4 de 8 en tiro sde '2'). En el partido se vieron actuaciones desconcertantes como la de Elin Eldebrink -salió como titular y sumó un punto-, los dos puntos de Goree, o los 2 de Erika de Souza en una desconcertante final de la carioca, o los 2 de Givens... Partido para olvidar de casi todas, como ya pasó en Würzburg.

Como en el primer partido de la final, le costó entrar al CB Avenida en el partido ante la dureza y firmeza defensiva del Spar Citylift Girona. Eso sí, nada comparable al 2-22 del jueves. Ortega arrancó con dos novedades en el quinteto con Eldebrink y Robinson en detrimento de Erika y Givens, irreconocibles en el estreno. El equipo charro se agarró rápido al partido tras el 6-2 inicial con el juego que generaba Sivia para las compañeras con sus pases, especialmente para Gil ante un Girona que tuvo el serio contratiempo de que en apenas dos minutos y medio Hampton, clave en Würzbrug con 25 puntos y 5 de 8 en triples, cometió su segunda falta personal y se tuvo que ir al banquillo.

Avenida se puso por delante por primera vez en el partido con 10-12 con los primeros puntos de Loyd ante un Girona con Williams asumiendo el mando ofensivo en acciones individuales. El primer triple de las charras, de Elonu, forzó el primer tiempo local con 12-17. La máxima renta llegó a +9 con 12-21 aunque el cuarto se cerró con 16-21 con un Avenida teniendo como clave el rebote ofensivo, ya con seis en el primer periodo.

La dureza defensiva de ambos equipos era evidente poniéndose Avenida a la altura de lo que puso Girona en Salamanca. Hasta con cuatro grandes llegó a jugar Ortega de inicio en el segundo periodo. El catalán no paraba de rotar a las suyas para mantenerlas frescas dado el elevado ritmo y tensión del encuentro. La igualdad presidió el segundo cuarto pero siempre con las charras por delante: mientras Girona buscaba a la joven Reisingerova de forma constante ante los errores en el tiro de Hampton en su vuelta al partido -muy bien defendida opr Laura Gil-, Loyd empezaba a tener sus primeros destellos en el choque. Las charras llegaron a tener una máxima renta de +8 (27-35) pero al descanso Girona logró redurir esa renta al 31-35. La tensión tenía agarrotados a ambos equipos con 1 de 8 en triples para las locales y 1 de 7 en las visitantes.

El tercer cuarto, clave

Pero hasta ahí le llegó el gas a Avenida. El físico desapareció al igual que jugadoras claves irreconocibles en esta final.

El tercer cuarto empezó con Girona siendo castigado con cinco faltas personales -dos de ellas en ataque- en menos de dos minutos, con lo que ya estuvo en bonus el resto del periodo entre las protestas de la grada local. Pero lejos de aproecharlo, Avenida se tensionó y permmitió canastas fáciles bajo el aro de Girona. Por fallar, hasta la segura Robinson falló dos tiros libres seguidos y en la siguiente acción fue castigada con una técnica por protestar. Girona lo aprovechó para ponerse por delante (39-38). De hecho hizo un parcial de 11-0 para ponerse 44-38 en un Avenida que estaba tocado. Tan mal lo vio Ortega en la floja defensa a Reisingerova que retiró a Robinson y Erika de golpe. Sin ellas, ni Silvia ni Loyd en la pista el atasco ya fue total (51-41). En ocho minutos Avenida apenas había anotado seis puntos. Y se fue al último periodo perdiendo por 53-42.

Avenida estaba contra las cuerdas. En menos de un minuto hizo un 0-4 con Loyd monopolizando el juego. La americana asumió toda la responsabilidad. Casi única. Y además no estuvo acertada muy bien defendida por Nuria Martínez. Pero pasaban los minutos y la renta no se reducía. A poco más de cinco del final los puntos estaban carísimos y el marcador reflejaba un 59-47. Elonu cometía raros impropios en ella. Cosas nunca vistos en sus años en Salamanca. A cuatro minutos del final ya todo quedaba pendiente de un milagro. Ya apenas nadie creía en la remontada y Ortega jugó los minutos finales sin Robinson ni Erika en la pista. El título ya no se le escaparía de las manos a las de Eric Suris.