Unamuno se sintió como «un rehén» después del incidente en el Paraninfo

Un momento de la conferencia que pronunció el profesor Luis García Jambrina./MARÍA SERNA
Un momento de la conferencia que pronunció el profesor Luis García Jambrina. / MARÍA SERNA

El homenaje de ayer sacó a la luz una carta del literato vasco en la que definía su confinamiento como«un disfrazado encarcelamiento»

EFE

Miguel de Unamuno vivió un momento trágico un 12 de octubre de 1936 al replicar a Millán Astray, fundador de la Legión, en el Paraninfo de la Universidad de Salamanca, por lo que fue confinado en su casa, desde la que escribió a su sustituto como rector, Esteban Madruga, diciéndole que hablaba desde su «disfrazado encarcelamiento como rehén no sé de qué».

La misiva, que ayer dio a conocer en el homenaje que la Universidad de Salamanca tributó a Miguel de Unamuno en el mismo lugar donde ocurrió aquel incidente, fue remitida el 23 de noviembre de 1936, un mes después de ser destituido por decisión de Francisco Franco del Rectorado, tras otro de confinamiento en su propia casa y a escasos treinta días de su fallecimiento, el 31 de diciembre.

Unamuno escribió una carta a Esteban Madruga, a quien le entregó de manos de su hija Felisa «las llaves del departamento de la antigua casa rectoral, en que se guarda la librería que fue mía y hoy es de la Universidad».

En la misiva, el insigne literato y filósofo vasco le pide a Madruga que informe al decano de la Facultad de Letras que tiene «dos o tres libros de su biblioteca» y añade que se «digne en mandar un bedel para que los recoja y los guarde allí».

«He decidido no salir ya de casa desde que me he percatado de que el pobrecito policía esclavo que me sigue -a respetable distancia- a todas partes, es para que no escape -no sé dónde- y así se me retenga en este disfrazado encarcelamiento como rehén no sé de qué, ni por qué ni para qué», escribía Unamuno.

En el texto también, según la opinión que expresó ó el actual rector de la Universidad de Salamanca (USAL), Ricardo Rivero, se pone de manifiesto «su preocupación por los detalles más nimios» o que «pensaba en lo mejor para las personas que lo rodeaban».

Así, la carta concluye al recordar Miguel de Unamuno a Esteban Madruga «cuánto y cuán bien le quiere quien fue su compañero leal y fue y es y seguirá siendo su amigo para siempre».

El documento, para el rector Ricardo Rivero, es «muy valioso», en el que se expresa «el sentimiento del propio Unamuno a la Universidad, a su Universidad», en el que se muestra «todo lo que admiraba de ella».

Este texto «novedoso» y «muy importante», como lo definió el rector Rivero, fue leído por Juanjo Cardenal, la voz del programa 'Saber y Ganar' de La 2 de TVE, quien además recitó poemas de Miguel de Unamuno, sonetos como 'A mi buitre', 'Incidente doméstico', 'Rimas de dentro' o 'Elegía a la muerte de un perro'.

A través de esos poemas, como señaló Cardenal, pretendió que los asistentes al homenaje hicieran un recorrido por la intimidad del exrector, por su pensamiento, por su idea de España desde el exilio, por su amor por los animales o por su última voluntad al acometer el instante de la muerte.

En el homenaje también participó el profesor de la Universidad de Salamanca y escritor Luis García Jambrina, quien en una conferencia analizó a Unamuno como «personaje literario».

«No es fácil separar la vida y la obra de Unamuno, porque es lo mismo. Hay una clara identidad entre la vida y la obra, entre su alma y su estilo, entre su personalidad y su escritura», relató Luis García Jambrina en el Paraninfo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos