El triunfo de la 'brocenburguer'

Reponsables de los establecimientos finalistas, organizadores y jurado posan tras la final. /LAYA
Reponsables de los establecimientos finalistas, organizadores y jurado posan tras la final. / LAYA

El I Concurso de Hamburguesas de Salamanca corona al Brocense 22

D.B.P. / WORDSALAMANCA

El I Concurso de Hamburguesas Ciudad de Salamanca ya tiene ganador. El Brocense 22 y su 'brocenburguer' son los vencedores. El premio son 500 euros para el establecimiento y, profesionalmente hablando, el reconocimiento de saber que vendes la mejor hamburguesa de la ciudad.

El gerente, Julio Jiménez, reconocía ayer que había sido «una sorpresa» porque había visto «bastante nivel entre todos los participantes y los finalistas» (Lorien, La Cibeles y CM Oviedo). «Nuestra hamburguesa es humilde y no lo esperaba. Estamos orgullosos de haber tenido el pincho más vendido durante las últimas cuatro ferias, pero no sabíamos si a un jurado profesional le gustaría. Ha sido un sorpresón muy emocionante».

Nada menos que 44 establecimientos de toda la ciudad y parte del alfoz se sumaron a esta iniciativa de la asociación de empresarios de Hostelería, Helmántica Bebidas y Mahou-San Miguel. Los comensales pudieron probarlas y elegir a sus preferidas. Las cuatro más votadas (la citada 'brocenburguer'; la 'hamburguesa Texas' de Lorien; la 'hamburguesa La Cibeles', del negocio homónimo'; y la 'hamburguesa catedrática', del CM Oviedo), pasaron a la final. Y ayer se decidió quién ganaba.

La hamburguesa en sí denota el origen del Brocense 22 (comparten un nexo común con la pastelería Jibe). Tiene pan dulce artesano «tipo brioche» con un toque de naranja, carne de ternera, jamón, queso, dos salsas y «un toque de huevo hilado» que le aporta un matiz dulce. «Es una hamburguesa muy redonda». Para inspirarse buscaron «un toque distinto, no convencional. Es un cúmulo de sabores... no deja de ser un pincho, pero con un punto dulce».

Hacerse con este premio aportará «un poco más de prestigio» al Brocense 22 y «un reconocimiento» a los profesionales que trabajan en él, apunta Jiménez. «La plantilla vive este tipo de actos y están muy contentos, porque al final es un grupo de personas que trabaja por y para esto. Los clientes también nos aplaudieron» cuando supieron que habían ganado, confiesa el responsable del negocio. Se presentaron al concurso porque «colaboramos con todos» los proyectos de este tipo. «Al final el público quiere que te muevas, que te promociones, que hagas cosas distintas... ya sea con vinos, cervezas, hostelería... y siempre intentamos movernos para nuestro público, para que tenga esas opciones».

El año que viene «por supuesto» que se presentarán si vuelve a convocarse el certamen. «Con la mayor de las humildades y para intentar volver a ganar. Esperamos que se presente más gente. Y nuestra enhorabuena a los casi 50 que han participado».

Finalmente, lanza nuevas idea para el sector hostelero local, como organizar certámenes de montaditos o de tostas «por variar un poco». Propone «algún concurso distinto». La asociación de hostelería «siempre está haciendo cosas y funciona muy bien. Y el Brocense 22, visto lo visto, se apunta a lo que le echen.