FÚTBOL - Segunda B

Mucha tranquilidad o a pelear hasta el final para el Salamanca CF ante el filial del Real Valladolid

Calero, ante el Valladolid B en el Helmántico. /María Serna
Calero, ante el Valladolid B en el Helmántico. / María Serna

El equipo de Calderón visita a un rival directo como el Valladolid B con el propósito de dejar dar un gran paso para evitar el peligro final

Juanjo González
JUANJO GONZÁLEZSalamanca

La antepenúltima jornada debe ser clave para que el potente proyecto económico del Salamanca CF deje por fin casi atada la salvación en Segunda B. El equipo charro visita a partir de las 11:30 horas al filial del Real Valladolid en los Anexos del Zorrilla en los que se espera un gran ambiente después de que desde la plantilla blanquivioleta se haya pedido ayuda extra al peas del primer equipo pucelano por la gran importancia del choque.

El Salamanca CF, tras vivir al borde del abismo en la primera parte de la última jornada ante el descendido Navalcarnero -se fue 0-2 al descanso en el Helmántico- y de su gran remontada en la segunda parte, visita Valladolid en el 13º puesto en la tabla con 43 puntos solo uno por encima del 15º Real Valladolid B con 42 y dos por encima del play-out que ocupa el filial de Las Palmas (41). El descenso por ahora lo tiene a cinco puntos y solo una hecatombe en el tramo final de los de Calderón haría peligrar la categoría de forma directa.

Un triunfo hoy de los blanquinegros dejaría ese descenso directo olvidado y muy encarrilado el adiós al play-out, mientras que una derrota haría que la visita al Helmántico del Inter de Madrid -otro de los implicados- del próximo domingo fuera casi una final a vida o muerte.

El Valladolid B parecía tener hecha su permanencia hacia mes y medio pero una nefasta racha de cuatro derrotas en los cinco últimos partidos ha hecho peligrar de manera seria la categoría para las jóvenes jugadores de Miguel Rivera, que entre lesiones, expulsiones y la convocatoria de varias promesas con el necesitado primer equipo ha visto cómo se mermaba sustancialmente la calidad del equipo.

El míster gaditano tiene importantes bajas para el choque de nuevo porque además de las ya conocidas de Owusu, Martín Galván, Toño Vázquez y José García, se une la de Carlos Indiano por lo que es probable que apenas toque el once que se midió al Navalcarnero de inicio manteniendo los cinco defensas atrás para darle de nuevo la segunda parte a Santi Luque, que revolucionó el encuentro.

Las bajas también son numerosas en el filial blanquivioleta que añade a las de Jaime, Waldo y Miguel por lesión las de Robles y El Hacen por sanción tras sus expulsiones ante el Burgos.