PROVINCIA

«El trabajo de la Comisión de Festejos es fundamental para estas fiestas»

La concejala de Cultura, Mónica López (centro), con Beatriz García y Mireia Hernández, de la comisión./LAYA
La concejala de Cultura, Mónica López (centro), con Beatriz García y Mireia Hernández, de la comisión. / LAYA

Este grupo de vecinos complementa los actos que organiza el Ayuntamiento

ROSA GARCÍA / WORDTERRADILLOS

Si algo define las fiestas de Terradillos es la colaboración en organizarlas y el gran ambiente que se respira en un sinfín de actividades de las que disfrutan todos los vecinos durante estos días. Y es que las fiestas ya no son lo que eran. Antes no había prácticamente nada y ahora hay de todo y para todos. En esto ha tenido mucho que ver la Comisión de Festejos, que inició su andadura en el año 2015 y que, con un gran esfuerzo, organiza y complementa los actos que programa el Ayuntamiento, contando también con el apoyo de vecinos y empresas.

La Comisión de Festejos está formada por personas del pueblo. «Todo el que quiera formar parte de ella, puede unirse», explica Beatriz García, una de sus miembros. En la actualidad son diez personas las que la integran. «Nos reunimos entre nosotros, teniendo en cuenta qué hemos hecho otros años, qué podemos ofrecer, qué sería interesante para el pueblo..., intentamos hacer algo como años anteriores, pero no siempre lo mismo», indica García.

Las fiestas, explica, están patrocinadas, por una parte, por el Ayuntamiento y, por otra, por la Comisión de Festejos, que también busca colaboradores, ya sea gente del pueblo, de fuera o empresas. «Hay gente que aporta dinero para una actividad o gente que realiza ella misma una determinada actividad. Se involucran de una forma u otra para ayudarnos».

Mónica López afronta su primeras fiestas como concejala de Cultura de Terradillos y resalta «el papel y el trabajo fundamental que realiza la Comisión de Festejos para las fiestas», porque si no, no se podrían organizar tantas cosas. «El Ayuntamiento aporta, pero el trabajo, todo lo que le dedican, es suyo y nuestro reconocimiento es muy grande».

Además, de buscar muchos patrocinadores que les ayuden a sufragar las actividades que realizan, también, comenta Beatriz García, «hacemos cosas, vendemos papeletas y hacemos una rifa; una veces hacemos cestas, otras pins con escudo del pueblo, camisetas, pulseras... se buscan hacer algo que llame la atención y así el pueblo colabora».

Mireia Hernández, otra integrante de la comisión, añade que «con todo eso vamos sacando dinero, también con las comidas y con los bingos sacamos mucho». El bingo lo realizan donde tres de las noches festivas y otro en la paella, y son todo un éxito de participación.

Es difícil ver esta organización en las fiestas de un pueblo; les cuesta su trabajo, como ellas dicen, pero «todo el mundo se implica, y ahora que hay más gente en agosto, aún más. Estamos bien organizados y la colaboración es grande, aquí no se acomodan y colaboran». La comisión, cuentan, es como una intermediaria porque «se mueve y pide, pero el pueblo también participa, la gente particular o las empresas colaboran; participa todo el mundo». Esa colaboración es el resultado del buen hacer que viene demostrando la comisión en estos años, por eso, el pueblo se implica y les siguen apoyando.

El presupuesto que destina el Consistorio a las fiestas «depende de las necesidades, de los que quieras cubrir; el Ayuntamiento también organiza muchas cosas, intenta que sea la orquesta, la disco móvil, los hinchables, la paella, unos talleres, etc. El resto lo organizan ellos», comenta la concejala de Cultura.

«Aparte de los que pone el Ayuntamiento buscamos otras cosas, por ejemplo, otros hinchables, organizamos comidas, cenas y bocadillos para llamar la atención de la gente en horas puntuales en las que sabes que va a haber ambiente en la plaza. También intentamos hacer cosas por la noche, los días que no ha puesto nada el Ayuntamiento, traer, por ejemplo, un Dj o una charanga, algo para animar para que no esté el día tan vacío y haya ambiente. Tratamos de pensar lo que se puede hacer y nos vamos reuniendo; luego hablamos con el Ayuntamiento y en función de lo que traigan, nosotros vamos adaptando», explican Mireia Hernández y Beatriz García.

«Es un placer contar con su trabajo. Ellos quieren disfrutar de las fiestas y se buscan la vida para organizar lo que sea; y se junta mucha gente, el ambiente de fiestas es superfamilia. Es algo que no pasa en muchos sitios», afirma Mónica López.

Hablando del programa en sí, comenta García, que, entre las novedades de este año, están, de nuevo, los hinchables acuáticos. También después de mucho tiempo «hemos vuelto a conseguir que venga el tren que va por todo el pueblo». Y eso, dice Hernández, «gracias a un montón de colaborares. El tren viene porque colabora mucha gente; han pagado solo para viniera».

Lo que más gusta a la gente, comentan, son las comidas. Y es que «el ambiente a la hora de comer, cenar, aperitivo,.. ese es el ambiente bueno del pueblo. Va todo el mundo y casi todos los días hay algo de eso, porque, además, es para todos y se junta todo el mundo», apunta García. La paella y cucaña son una tradición que siempre se hacen en domingo, aunque no sea último día; y el ambiente espectacular y de unidad.

Por otro lado, la comisión siempre organiza una marcha solidaria; será mañana y este año en favor de la asociación Ariadna.

Como ya se comentó, las fiestas han cambiado mucho desde que está la comisión. Por eso decidieron hacerla, aunque el anterior equipo de Gobierno «no nos dejó nunca, ni nos dejaba aportar nada», pero con «el cambio en el Ayuntamiento ya pudimos». La colaboración es mutua y «la vamos a seguir manteniendo y apoyarlos en todo lo que necesiten porque es una pieza fundamental para el Ayuntamiento», asegura Mónica López.