Mil suculentas raciones de paella para poner fin a la fiesta de Santo Domingo en Doñinos

Los vecinos realizaron una larga cola para coger su plato de comida. /MANUEL LAYA
Los vecinos realizaron una larga cola para coger su plato de comida. / MANUEL LAYA

Los vecinos se despiden de las celebraciones tras varias jornadas de animación y buen ambiente

M. JESÚS GUTIÉRREZ / WORDDOÑINOS DE SALAMANCA

Los vecinos de Doñinos de Salamanca despedían ayer sus fiestas en honor de Santo Domingo de Guzmán y qué mejor que hacerlo que con una comida de confraternidad.

Mil raciones fueron las que se elaboraron de paella para este fin de fiestas que congregó a personas de todas las edades que guardaron una buena cola para recoger su plato de comida, que después pudieron degustar en el pabellón municipal.

Pero antes de la paella los vecinos, sobre todo los mayores, pudieron disfrutar de la orquesta-vermú Dúo desde las doce del mediodía hasta las dos de la tarde.

Además, tras la sobremesa, se organizaron juegos tradicionales para todas las edades.

Teatro de calle con el grupo Chiribamba y batucada completaron esta última jornada festiva, poniendo el broche de oro a cinco días de diversión en los que, como destacaba ayer el alcalde de Doñinos de Salamanca, Manuel Hernández, hay que mencionar sobre todo la «gran participación» de los vecinos en todas las propuestas realizadas en el programa de fiestas, así como la «tranquilidad», sin ningún incidente que empañara el transcurso de las mismas, y también «la colaboración de las peñas y de los miembros de la Corporación municipal» en la organización y el desarrollo de las actividades.

En definitiva, han sido unas fiestas para el disfrute de vecinos y visitantes, que han llenado de colorido y alegría el municipio de Doñinos de Salamanca y que han resultado un paréntesis a la vida diaria y laboral de muchas de las personas que residen en este pueblo del alfoz salmantino; por lo que el balance que realiza Manuel Hernández es positivo.