Seis trenes afectados por los paros convocados por la CGT, que reclama más plantilla

Ubaldo Hernández y Pedro A. Benito. :/WORD
Ubaldo Hernández y Pedro A. Benito. : / WORD

La incidencia de la huelga, desarrollada ayer y mañana, es mínima en Salamanca, según el sindicato, que denuncia numerosas carencias en el servicio salmantino

ROSA MARÍA GARCÍA / WORDSALAMANCA

a CGT ha mantenido los paros ferroviarios convocados para ayer y mañana como medida de protesta para solucionar las carencias de personal y de material de la empresa. Los paros parciales, convocados por el sindicato a nivel nacional, se desarrollaron durante la jornada de ayer, viernes, y volverán el domingo, entre las 12:00 y las 16:00 horas y entre las 20:00 y las 24:00 horas. Aunque en Salamanca tienen menos incidencia, por el menor uso de este transporte pero afectarán a un total de seis trenes entre ambos días. Mañana, los afectados serán el de media distancia a Valladolid de las 20:50 horas y el retraso en la salida del Alvia de las 15:30 horas y del de media distancia a Valladolid a las 15:55 horas.

El motivo fundamental de la convocatoria del paro «es la falta de personal» -en Salamanca son unas 120 personas- que se puede extender a todas las áreas del grupo de empresas Renfe, y que «está generando todas las problemáticas y los incidentes en el servicio diario ferroviario». Así lo afirmó Ubaldo Hernández, secretario del SFF-CGT de Salamanca, que junto Pedro A. Benito, miembro del Comité de Centro de Trabajo por el SFF-CGT, explicaron lo que ha llevado a convocar estos paros y la situación en Salamanca.

Hernández se refirió a los talleres, donde al existir menos personal las tareas a realizar y el tiempo invertido en reparación e inspecciones periódicas «se alargan demasiado», con lo que «hay menos material útil puesto en servicio». En Salamanca, «desde hace años se está pretendiendo cerrar el taller que existe» y llevar al personal al «gran taller que iban a abrir en Valladolid».

Denunció la disminución de la plantilla de atención al público y de taquillas. «La política de empresa es acortar los tiempos de atención al público, cerrando antes y abriendo más tarde, produciendo que las colas se puedan alargar», por lo que creen que «la empresa intenta que la gente deje de venir y hacerlo vía internet o agencia de viajes».

Otro de los problemas es que «muchos trenes están circulando solo con el maquinista sin la figura del interventor, lo que supone que no se pueda dar atención a los viajeros y, en el caso de incidencias, lo que consideramos ya una temeridad, no pueda haber solución». En Salamanca, por ejemplo, los trenes Salamanca-Valladolid « ya superan el 75% que circulan sin interventor», solo con un maquinista, que tiene que «estar atento a todo lo que pasa, además de la conducción»

También es «chocante» lo de la residencia de maquinistas de mercancías», donde han suprimido un tercio de la plantilla, quedando solo cinco. Su trabajo, añadió, lo están haciendo las residencias de Valladolid y León, porque «aquí no se está renovando la plantilla, mientras que en Valladolid han entrado 15».