«Por segundo año consecutivo potenciamos las actividades de calle»

Luis Rodríguez Herrero muestra cómo se ve el Pozo de los Humos desde Pereña./WORD
Luis Rodríguez Herrero muestra cómo se ve el Pozo de los Humos desde Pereña. / WORD

El municipio está inmerso en sus fiesta patronales que se celebran desde ayer y hasta el 8 de septiembre con la festividad de la Virgen de los Ángeles

M. JESÚS GUTIÉRREZ / WORDPEREÑA DE LA RIBERA

Los vecinos de Pereña de la Ribera ya están inmersos en sus fiestas patronales, las cuales y por segundo año consecutivo se celebran la última semana de agosto y primer fin de semana de septiembre y la fiesta religiosa el 8 de septiembre, festividad de Nuestra Señora de los Ángeles. De las fiestas, y también de gestión municipal, habla el alcalde de Pereña de la Ribera, Luis Rodríguez Herrero, en esta entrevista.

–Las fiestas patronales ya están aquí, ¿cuentan este año con alguna novedad en su programación?

–Por segundo año consecutivo potenciaremos las actividades de calle que no sean festejos taurinos, que esos son irrenunciables en una comarca como ésta. Así, ayer contamos con circo callejero y espectáculo de títeres.

-¿Qué actividades destacaría dentro de estas fiestas?

-Podríamos decir que los actos principales se dividen en cuatro dimensiones diferentes: por un lado están los festejos taurinos que gestiona el Ayuntamiento; por otro, las actividades ligadas a la participación de los vecinos, entre las que destacaría el desfile de carrozas de la noche del viernes, en las que el Ayuntamiento presta soporte y da una dotación económica a través de los premios; y también, por segundo año consecutivo, el concurso de baile que organizan las peñas y al que este año están apuntadas nueve peñas; en tercer lugar las actividades de calle, que son las que potenciaremos en el futuro, respetando la cultura de los toros, porque las fiestas de los pueblos deben ser más que festejos taurinos; y en cuarto lugar estarían los actos religiosos, que celebraremos los días 8 y 9 de septiembre, respetando la festividad de Nuestra Señora de los Ángeles.

-¿Siempre se han celebrado los actos principales por un lado y los religiosos por otro; es decir, en fechas diferentes?

-Éste es el segundo año consecutivo en el que modificamos el calendario tradicional de las fiestas. Antes siempre eran los días 8, 9 y 10 de septiembre, pero al igual que el año pasado ahora lo celebramos la última semana de agosto coincidiendo con el primer fin de semana de septiembre y los actos religiosos los días 8 y 9, que son los dos días de la patrona. Esto se ha cambiado porque los pueblos que no tienen sus fiestas en verano tienen que adaptarse a la realidad laboral, escolar y académica de la gente, para que haya una mayor participación de los que no viven a diario en el pueblo. Es un criterio que mantendremos en el futuro, en lo que estemos en el Ayuntamiento.

«Queremos hacer una vivienda tutelada de apoyo a la residencia y un centro de día»

-¿Es el Ayuntamiento el que sufraga todos los gastos de estas fiestas o cuentan con la colaboración de los vecinos?

-Todos los años, desde que llegué hace cinco años a la Alcaldía, organizamos una reunión previa a la celebración de las fiestas con los vecinos. Este año, en ella surgieron dos iniciativas, la constitución de una comisión de peñas, para que ellos formen parte de las actividades que sufraga el Ayuntamiento, y el mantenimiento del concurso de baile. Además, en esa reunión se acordó que serían las peñas las que contratarían una discoteca móvil para después de la verbena del viernes y también que después del concurso de baile se realizaría un bingo popular para recaudar fondos para el próximo año. El resto de actividades son organizadas por el Ayuntamiento, que es el que soporta el coste.

-¿Por qué aconsejaría a una persona que no conozca Pereña que lo visite durante sus fiestas?

-Yo le aconsejaría que visitara Pereña no sólo en fiestas sino cualquier día, por su entorno, su gente, su paisaje, por todo. Pero si tiene ganas de pasarlo bien y ver cómo vive un pueblo sus fiestas, que venga el viernes por la noche durante el desfile de carrozas, que es el momento más adecuado para hacerlo.

-En otro orden de cosas y hablando de gestión municipal, ésta es su segunda legislatura al frente del Ayuntamiento, imagino que será un orgullo obtener el respaldo de los vecinos en las elecciones.

-Soy alcalde porque soy de aquí, aquí me crié y aquí es donde vivo y no hay nada que sea más importante que ser alcalde del pueblo donde has nacido y vives, por lo que sí, es un orgullo. Pero también es una responsabilidad, la cual aumenta a la hora de obtener unos resultados excepcionales para poder estar a la altura de lo que los vecinos esperan.

-En cuatro años muchas veces no da tiempo a concluir todos los proyectos, ¿les quedó alguno pendiente de la anterior legislatura que quieran acabar ahora?

-Nos quedó pendiente una vivienda tutelada para mayores como apoyo al centro residencial de 29 plazas que gestiona el Ayuntamiento. Queremos poner en marcha una vivienda compartida para seis o siete personas que tengan un nivel de autonomía importante. Y en el mismo edificio también queremos hacer un centro de día para dar servicios externos como lavandería, comedor social... para los que quieren seguir viviendo en sus casas. Éstos serían los principales retos para esta legislatura.

-¿Y nuevos proyectos que no vengan de la anterior legislatura?

-La mejora sustancial de la entrada al municipio y los anexos de la carretera de circunvalación para convertirlo en un paseo con zonas de descanso y esparcimiento; al margen de seguir mejorando las calles que están en peor estado como Arrabal Este y Pozo Verde, que serán las dos primeras que se hagan.

-Pensando en el futuro, ¿cuál sería el gran reto de Pereña?

-El mayor problema de este pueblo y de toda la comarca es la despoblación y el mayor reto sería buscar medios para frenarlo. Estamos en una comarca con una gran riqueza natural, que se podría transformar llevando el regadío, nosotros a la zona de la concentración parcelaria, con ello se podría luchar contra la despoblación.

«El mayor problema de Pereña de la Ribera y de toda la comarca es la despoblación»

-¿Qué tipo de cultivos se pondrían en esa zona de regadío?

-Aquí se están haciendo plantaciones de pistachos, almendros, olivos y viñedo, porque es una zona propicia para ello, pero la producción actual no puede ser como hace 60 años. Con el regadío, que sería respetuoso con el medio ambiente, se tendría una mayor producción y se lucharía contra la despoblación, pero es necesario meter dinero.

-¿Buscarán el apoyo de las administraciones para ello?

-Queremos plantear la construcción de dos balsas de riego en la parte alta del término municipal que nos permitirían favorecer el rendimiento de 500 ó 600 hectáreas. Pero para ello necesitamos contar con la Junta de Castilla y León, que debe autorizarlo; de la Diputación, que gestiona los recursos hídricos de Cabeza de Horno. Sin la participación de la Diputación, de la Junta, de la Confederación Hidrológica y de la Subdelegación del Gobierno no se podría hacer. Si quieren luchar contra la despoblación deben mirar para esta comarca y ayudarnos a salir de la lenta agonía en la que estamos. Planteado así puede parecer una utopía, pero los grandes proyectos de la Humanidad fueron una utopía cuando se empezaron a plantear.

-Además de estos grandes proyectos, está el día a día...

-El día a día de un Ayuntamiento necesita mucha dedicación. Cuando entré de alcalde no sabía que un pueblo como Pereña, con una población de unos 400 habitantes, iba a generar tanta dedicación y tiempo. Se necesita mucho tiempo si se quiere que las cosas salgan bien. Tengo que decir que el grupo de concejales de la pasada legislatura y que siguen en ésta están trabajando tanto o más en el pueblo que yo; porque la falta de recursos y de personal te obligan a hacer de todo para suplir esa falta.