La Santa vuelve a la clausura en el último día de las fiestas

La talla de Santa Teresa, en las calles de la localidad albense./LAYA
La talla de Santa Teresa, en las calles de la localidad albense. / LAYA

La iglesia de la Anunciación de las Madres Carmelitas acogió el rosario, el triduo y la eucaristía

REDACCIÓN / WORDALBA DE TORMES

Las fiestas de la Transverberacion de Santa Teresa de Jesús finalizaron ayer en la villa ducal tras cinco días repletos de intensa actividad festiva. Sin duda alguna, el acto central de la última jornada de los festejos fue la procesión con la vuelta a la clausura de la imagen de la Santa, que estuvo marcada en todo momento por los profundos sentimientos de fe y devoción del público asistente, celebrándose posteriormente una eucaristía. El desfile procesional estuvo precedido del rezo del rosario y un triduo. Todos estos actos religiosos se desarrollaron en la iglesia de la Anunciación de las Madres Carmelitas.

En realidad, la última jornada festiva arrancó por la mañana con la celebración de una solemne eucaristía, que fue seguida de gigantes, cabezudos y pasacalles, todo ello amenizado por la charanga La Clave. Al mediodía hubo música con los mariachis Sol de América.

Además, las propuestas festivas de la jornada de ayer incluyeron la actuación del GrupoEnsemble Anxamas y el toro de fuego sin buscapiés, que entusiasmó a todos los vecinos asistentes.

La música también estuvo muy presente en la jornada final de las fiestas de la Transverberación. No en vano, pasadas las once de la noche dio comienzo el concierto deMalas Compañías en la Plaza Mayor, que fue seguido del homenaje a Nuevo Amanecer de la mano de la Orquesta Boulevard, también en la Plaza Mayor.

Además, la Feria de Día permaneció abierta en la villa ducal a lo largo de toda la jornada.