Sanidad exportará la cocina de línea fría del Hospital de Zamora al nuevo complejo de Salamanca

Interior de la cocina del Hospital de Zamora./EL NORTE
Interior de la cocina del Hospital de Zamora. / EL NORTE

El consejero avala el buen funcionamiento del sistema pese a las críticas y desconfianza que ha genera entre los profesionales salmantinos

EUROPA PRESSZAMORA

La Consejería de Sanidad exportará el sistema de cocina en línea fría del Complejo Asistencial de Zamora al Hospital de Salamanca una vez que concluyan las obras en las nuevas instalaciones en la capital charra.

El titular de esta cartera, Antonio María Sáez Aguado, ha confirmado este lunes en Zamora estas intenciones, tratando así de simular un sistema «que lleva funcionando con éxito diez años».

Sáez Aguado ha visitado las cocinas del Hospital Provincial de Zamora junto con el gerente regional de Salud, Rafael López, donde han comprobado de primera mano el funcionamiento de este pionero sistema.

«En Zamora se inició hace una década esta línea fría en la que, a partir de una cocina central, se distribuyen los menús a los hospitales zamoranos bajo la estrecha vigilancia de un equipo multidisciplinar de soporte nutricional formado por la jefa de hostelería y alimentación, responsables de cocina, dietista y endocrinólogos que además elaboran las dietas hospitalarias individualizadas para cada tipo de patología del paciente», ha detallado el consejero.

La plantilla de la línea fría de Zamora cuenta actualmente con 79 profesionales y en estos diez años de funcionamiento se han elaborado y distribuido más de 1.400.000 menús, tanto para pacientes como para profesionales, adaptados según la dieta terapéutica y marcando como objetivo el modelo de dieta mediterránea.

«Por tratarse de un modelo pionero y de éxito, a lo largo de todos estos años han visitado las instalaciones de Zamora profesionales de otros países como Francia, Alemania, México, Perú, Marruecos o Panamá, además de procedentes de otros muchos puntos de España», ha comentado el consejero.

Sin embargo, la decisión de instalar una línea fría en el nuevo complejo asistencia de Salamanca, anunciada hace ya varios años, ha despertado infinidad de críticas y desconfianza por parte de los profesionales salmantinos, que aseguran que empeorará la calidad de la comida que se facilite a los pacientes y recortará el personal que trabaja actualmente en las cocinas.

 

Fotos

Vídeos