Salamanca recuerda a Julio Robles en el 18 aniversario de su fallecimiento

El alcalde de Salamanca, Carlos García Carbayo, junto a los familiares y el picador de Julio Robles. /MARÍA SERNA
El alcalde de Salamanca, Carlos García Carbayo, junto a los familiares y el picador de Julio Robles. / MARÍA SERNA

En el acto, que tuvo lugar ayer junto a su estatua de la plaza de toros de La Glorieta, se volvió a defender a la fiesta nacional

EVA CAÑAS / WORDSALAMANCA

Nunca faltan flores en enero a los pies de la estatua que se levantó junto a la Glorieta para recordar a Julio Robles, el matador de toros fallecido un 14 de enero de hace ya 18 años. Al tradicional homenaje de ayer no faltaron sus familiares más cercanos, como sus hermanos o sobrinos, ni el mundo taurino de la provincia, así como diversas autoridades locales, que cada año defienden esta fiesta de los toros.

La Banda Municipal de Música interpretó varios pasodobles antes y después del homenaje, que comenzó con las palabras y un responso por parte del capellán de la plaza de toros de La Glorieta, Constantino Cascón, quien resaltó que era un hombre creyente, «que invitaba a su cuadrilla a rezar delante de la imagen de la capilla de la plaza, de la Vega, la oración del Ave María», y aseguró que su pasado en ese acto se hace presente y futuro, «y nuestra oración nos hace recordar no solamente su pasado sino su destino».

Minutos antes del inicio del acto, el presidente del Partido Popular en Castilla y León y exalcalde de la capital salmantina hasta hace unas semanas, Alfonso Fernández Mañueco, recordó que Julio Robles es una figura legendaria de la fiesta de los toros, «y hoy estamos representado a millones de amantes de la fiesta nacional, que es por encima de todo de libertad, porque cada uno la siente como quiere, y el que quiere va, y el que no, no va», matizó. Pero el candidato por el Partido Popular a las próximas elecciones regionales quiso aclarar que la fiesta nacional supone oportunidades y empleo, «especialmente en el mundo rural». Asimismo, confirmó que se trata de la defensa de las tradiciones en esta tierra, «y es una parte esencial de la cultura de España».

Por su parte, el alcalde de Salamanca, Carlos García Carbayo, quiso manifestar el cariño de la ciudad de Salamanca hacia Julio Robles y su familia, así como al mundo de los toros. «Hoy estamos rodeados de aficionados, de personas que viven del mundo de los toros, que es muy importante tanto para la capital como para la provincia salmantina», resaltó. Porque este responsable del Ayuntamiento insistió en las oportunidades de empleo y oportunidades que genera la fiesta de los toros. Por último, destacó que junto a su formación, el Partido Popular, quieren hacer un frente común para apoyar al mundo de los toros, «y frente a la intolerancia de determinadas personas, y el derecho de todos los españoles y salmantinos de participar o no en esta fiesta». Pero considera de vital importancia apoyar a todo el mundo que vive del toro en Salamanca y la provincia.

El acto concluyó pasada la una del mediodía con la tradicional ofrenda floral a su estatua, en primer lugar a cargo del alcalde de la capital, Carlos García Carbayo y el que fuese picador de Julio Robles, Victoriano García 'El Legionario', y tras ellos, los familiares del matador de toros, así como integrantes de las peñas taurinas, entre otros. Como en cada acto no faltaron otros toreros salmantinos de los tiempos de Robles, como El Viti o El Capea, entre otros que siempre recuerdan al diestro, que falleció con 49 años.

 

Fotos

Vídeos