Salamanca rebasa los 100.000 turistas en julio pero el tiempo de estancia se estanca

Un grupo de turistas camina por la calle Libreros, en pleno centro histórico de la ciudad./LAYA
Un grupo de turistas camina por la calle Libreros, en pleno centro histórico de la ciudad. / LAYA

Los viajeros estuvieron apenas día y medio en la capital y las pernoctaciones bajaron casi un 6% respecto a hace un año

D. BAJO / WORD

El turismo vuelve a dar una alegría a la ciudad y a la provincia. A falta de industrias o de grandes empresas, Salamanca se defiende con lo que tiene y lo que tiene es ocio, patrimonio, gastronomía y cultura, en el sentido más amplio de la palabra. Y eso se traduce en visitas turísticas, gasto en los hoteles y restaurantes de la provincia y empleo asociado.

El Instituto Nacional de Estadística publicó ayer el informe de coyuntura turística hotelera de julio. Este documento ofrece, entre otras variables, información sobre viajeros, pernoctaciones y estancias.

En lo que concierne a Salamanca, afirma que nos visitaron 103.032 viajeros y que las pernoctaciones llegaron a las 165.711 noches. Si nos atenemos únicamente a la capital, las cifras son también muy reseñables. En julio de 2019 llegaron a nuestra ciudad 68.480 viajeros, según los datos recogidos en la Encuesta de Ocupación Hotelera del Instituto Nacional de Estadística. Esta cifra representa un ascenso del 0,46% con respecto a 2018.

Sin embargo, hay algunos 'peros'. Aunque es el primer mes de 2019 que superamos los 100.000 visitantes, no sucede lo mismo con las pernoctaciones: tanto abril (más de 168.000) como mayo (más de 173.000) mejoraron a julio.

Además, las pernoctaciones empeoraron un 4,5% respecto a hace un año (casi un 6% si hablamos sólo de la capital) y la estancia media de los viajeros se quedó en sólo 1,61 días (1,49 en la capital). Estas dos son las cifras más bajas de 2019. Julio fue el mes con más turismo en la capital y en la provincia, pero también hay que reseñar que los visitantes pasaron apenas día y medio en Salamanca y poco más en la provincia.

Valoraciones

En el Consistorio ven el vaso medio lleno. El concejal de Turismo, Fernando Castaño, destaca que Salamanca crece «por encima de la media nacional y de una forma sostenible. Continuada, pero sostenible, evitando masificaciones».

La capital no va a matar a la gallina de los huevos de oro. «El modelo de Salamanca es acertado. Hay calidad de servicios de todo tipo, de gastronomía, hoteleros, culturales, patrimoniales y de ocio». Castaño opina que Salamanca «tiene margen para crecer» e incrementar sus niveles turísticos, pero prefiera destacar que «estamos en un momento óptimo para dirigirnos más a la calidad que a la cantidad». La situación actual «es idónea para ver qué tipo de turismo queremos en el futuro y abogar por la calidad» por encima del número bruto de visitas.

Ese nuevo modelo para Salamanca pasaría por aumentar el gasto medio de los visitantes, incrementar el número de pernoctaciones y elevar así el retorno para la ciudad. «Para eso hay que seguir los pasos que se han dado en el pasado y también dar pasos nuevos como la digitalización». El concejal explica que «hay que entender que los viajes no son solamente físicos, sino también virtuales. Los viajeros se informan antes, ven qué tipo de viaje quieren, lo comparten cuando están aquí y al volver a su ciudad lo siguen compartiendo y se convierten en embajadores de sus destinos de vacaciones». La experiencia turística tradicional «ha cambiado». Ahora las visitas «perduran más en el tiempo. Se viaja antes y después y ahí entra la digitalización»

Finalmente, y en cuanto al dato más preocupante de julio (el frenazo de casi un 6% en las pernoctaciones respecto a hace un año), desde el Ayuntamiento lo atribuyen a la 'resaca' del VIII Centenario de la Universidad. Este año no hay un gran evento similar que atraiga a cientos de personas con charlas, conferencias y cursos. Los datos de 2018 coincidieron «con un pico de actividades del VIII Centenario».