Salamanca es la provincia de la región que menos vidrio recicla por habitante y año

Un joven deposita residuos en un contenedor verde./WORD
Un joven deposita residuos en un contenedor verde. / WORD

Recupera 12,7 kilos por persona, lejos de la media nacional de 18 kilos, aunque supera los 12,1 kilos que se reutilizaban en 2017

DANIEL BAJO / WORDSALAMANCA

Nuestra provincia necesita mejorar su compromiso con el reciclja de vidrio. De acuerdo a los últimos datos facilitados por Ecovidrio, Salamanca recicla en torno a 12,7 kilos de vidrio por habitante y año, lejos de los 18 kilos de la media nacional y aún más lejos de provincias cercanas como Burgos (25,9 kilos por cabeza), Valladolid (17,5) o León (15,7). Habrá quien diga que tenemos mejores cifras que prácticamente todas las provincias de Andalucía, Ciudad Real y las dos extremeñas, pero sería poco consuelo. De hecho, es la provincia de la región en la que menos kilos por habitante se recogieron.

Ecovidrio es la «entidad sin ánimo de lucro encargada de gestionar el reciclado de todos los residuos de envases de vidrio en España», tal y como se recoge en su web. Nuestro país cuenta con más de 225.000 iglús verdes para depositar el vidrio usado y el año pasado recabaron 893.989 toneladas de residuos listos para un nuevo uso, pero por lo que se ve no todas las provincias ni ciudades tienen el mismo compromiso.

De acuerdo a Ecovidrio, nuestra provincia depositó 4.213.404 kilos en los 2.102 contenedores verdes repartidos a lo largo y ancho de Salamanca. La media, como ya se ha señalado, es de 12,7 kilos por vecino.

La parte buena es que la provincia de Salamanca ha mejorado sus cifra de reciclaje respecto a 2017. Aquel año nos quedamos en 12,1 kilos por vecino y ahora hemos llegado a los 12,7. Y aunque es una buena cantidad (600 gramos más por habitante) ni siquiera llega a la media nacional, que pasó de los 16,9 kilos por persona de 2017 a los ya mencionados 18 de 2018. Traducidos en número de recipientes, esos 18 kilos equivalen a unos 68 envases por persona.

Por otra parte, tenemos un contenedor por cada 158 residentes. Es una ratio elevada (la segunda más alta de la región por detrás de Valladolid) pero eso tampoco es una excusa para no reciclar, porque la provincia vallisoletana recupera más kilos de vidrio que Salamanca aunque tenga peor ratio de contenedores verdes por habitante.