Salamanca perdió un vecino cada seis horas del año pasado y bajó de los 330.000 habitantes

Vecinos de Salamanca pasen por la calle Toro./WORD
Vecinos de Salamanca pasen por la calle Toro. / WORD

El Instituto Nacional de Estadística cifra la población actual de la provincia en 329.866 habitantes, 1.607 menos que hace un año

D.B.P. / WORDSALAMANCA

La provincia sigue de capa caída. Los datos que ayer publicó el Instituto Nacional de Estadística certifican que el despoblamiento es uno de los mayores problemas (tal vez el mayor de todos) a los que se enfrenta Salamanca.

De acuerdo al informe sobre el padrón de 2019, la provincia cuenta en la actualidad con 329.866 habitantes. Son 1.607 menos que hace un año y casi 23.600 menos que en 2008, cuando la provincia superó los 353.400 residentes y alcanzó su tope de población. Desde entonces y hasta ahora , año tras año, no hemos dejado de perder habitantes. Salamanca está hoy en día más despoblada que nunca. Jamás desde que hay estadísticas oficiales había estado tan vacía, porque jamás había caído por debajo de los 330.000 residentes.

Los 1.607 vecinos que hemos perdido, ya sea porque ha habido menos nacimientos que decesos o porque la emigración ha aumentado (o seguramente por las dos cuestiones combinadas), pueden no parecer muchos, pero si esa cifra se divide por los 365 días del año, la realidad se revela con toda su crudeza: 4 residentes menos cada día del año pasado. O yendo un poco más allá, un vecino menos cada seis horas. Cuando acabe su jornada laboral de hoy, Salamanca tendrá un habitante menos que cuando llegó a su puesto de trabajo.

La evolución por provincias en el resto de la región ha sido la esperada. Todas perdieron habitantes. En términos relativos, el mayor descenso se produjo en Zamora (-1,16%) y León (-0,88%); a continuación aparecen Palencia (-0,69%), Ávila (-0,68%), Salamanca (-0,49%), Segovia (-0,23%), Burgos y Valladolid(-0,08%), y Soria (-0,04%).

En términos absolutos, la mayor caída se registró en León (-4.065 habitantes), seguida por Zamora (-2.010), Salamanca (-1.607), Palencia (-1.111), Ávila (-1.066), Valladolid (-407), Segovia (-356), Burgos (-292) y Soria (-36 habitantes).

Así a 1 de enero de 2019, la población en Ávila era de 157.432 habitantes; en Burgos de 356.778; en León de 459.681; en Palencia de 160.924; en Salamanca de 329.866; en Segovia de 152.986; en Soria de 88.564: en Valladolid de 519.444 y en Zamora de 172.539 vecinos.

Castilla y León cuenta con un total de 2.398.214 personas inscritas en el padrón a 1 de enero de 2019 frente a los 2.409.164 registrados en la misma fecha de 2018, lo que supone un descenso del 0,5% y la pérdida de 10.950 habitantes.