Salamanca lidera el primer Observatorio sobre alcohol y alcoholismo en jóvenes

Los responsables del Observatorio sobre Alcohol y Alcoholismo en Jóvenes, durante la presentación en el Colegio de Médicos. /LAYA
Los responsables del Observatorio sobre Alcohol y Alcoholismo en Jóvenes, durante la presentación en el Colegio de Médicos. / LAYA

Uno de los objetivos es conseguir datos reales de consumo e implicar a padres y profesores

EVA CAÑAS / WORDSALAMANCA

El Observatorio sobre Alcohol y Alcoholismo en Jóvenes se crea en Salamanca de forma pionera como una herramienta de salud pública para sensibilizar y conseguir que disminuya su consumo en esta población. El coordinador de este proyecto es el catedrático emérito de la Universidad de Salamanca, Francisco Javier Laso, que cuenta con un equipo multidisplinar, algunos de los cuales estuvieron ayer presentes en la presentación oficial, como el presidente del Colegio de Médicos de Salamanca, Santiago Santa Cruz; el profesor de Medicina Preventiva y Salud Pública de la USAL, José Antonio Mirón, y el jefe del Servicio de Psiquiatría del Complejo Asistencial de Salamanca, Carlos Roncero.

Para contextualizar este Observatorio, el doctor Laso recordó algunas cifras vinculadas al consumo de alcohol entre los más jóvenes, e insistió en que es la sustancia de abuso «más perjudicial para uno mismo y para los demás», y que según recoge el último informe de Organización Mundial de la Salud (OMS), se producen tres millones de muertos debido al consumo de alcohol.

Este especialista también destacó la situación de España en relación a los jóvenes, que es donde se centra la actuación de este Observatorio. «El alcohol sobrepasa la media de la OCDE, como la droga más consumida», matizó Laso, y como también se recoge en la Encuesta Estudes, sobre drogas en la enseñanza Secundaria, el último dato del mes de diciembre, «recogía que en los últimos 12 meses, sobre población de entre 14 a 18 años, el 76,8% había consumido alcohol, y el 40% o había hecho en un botellón, también denominado como consumo de atracones. Además, el coordinador del Observatorio confirmó que junto al alcohol se ha incorporado el cannabis, «y también se habla de cocaína».

No existe ningún Observatorio con esta temática en España, según sus promotores

El profesor Francisco Javier Laso también detalló algún estudio relacionado con la ciudad de Salamanca, como el realizado hace dos años, vinculado a una jornada sobre el alcohol, de la Sociedad Española de Medicina Interna, sobre estudiantes de la Facultad de Medicina, donde registraron que el 40% de estos universitarios consumía alcohol por encima de las recomendaciones de la OMS, de cuatro unidades (de vino o cerveza) en el varón, y dos en la mujer, aunque estos especialistas ponen muy en entredicho esta indicación, «eso está en crisis y el Ministerio de Sanidad ha creado una comisión para replantearse si estos valores hay que disminuirlos», argumentóLaso. Otro dato para ellos preocupante de aquel estudio fue que el 10% de esos estudiantes de Medicina, «ya tenían dependencia de consumir alcohol por la mañana, y tenían que beber», aunque también precisaron que a medida que progresaban de curso en la Facultad, «el consumo de esta sustancia era menor», y el consumo de riesgo disminuye, «el problema viene de la escuela de Secundario y los institutos».

Y dentro de las estrategias del Observatorio destacó la epidemiológica, con la recogida y análisis de datos sobre consumo de alcohol en jóvenes: escolares, enseñanzas medias, formación profesional y universitarios, así como la realización de encuestas con un cuestionario para conocer el consumo y la existencia de grupos de alcoholismo. Y tras ello, también resaltan la difusión de resultados y una estrategia poblacional.

Para el doctor Laso, lo más destacado de este proyecto es la estrategia de divulgación con fines preventivos, y dentro del mismo, el coordinador subrayó que lo más novedoso y original, «es que va preferentemente dirigida no a los estudiantes, sino al entorno más cercano, como los padres, profesores o los jefes de estudio, es decir a los adultos».

Al respecto, puntualizaron otro dato, que el 20% de los adultos desconocen que son bebedores de riesgo, y que están por encima del tope de unidades. «Cómo queremos una percepción del riesgo, si según el Estudio Estudes, el 48% de los padres permitía a los hijos beber, porque ellos hacen un consumo aceptable», y ellos consideran que es un punto que da alguna originalidad al proyecto, centrarse en los adultos vinculados a los jóvenes.

El 20% de los adultos desconocen que son bebedores habituales de riesgo

Otro aspecto que resaltó es que el nuevo Observatorio no caminará solo, sino coordinado con otras instituciones o entidades que trabajan en esta materia, como la Dirección provincial de Educación, el Ayuntamiento de Salamanca, a través de la Concejalía de Salud, «ya que se trata de un problema sociosanitario el consumo de alcohol, social y sanitario», argumentó Laso, así como de la Universidad de Salamanca o la Junta de Castilla y León, a través del Comisionado de las Drogas, entre otras entidades.

«Algunas organizaciones tienen programas específicos que van dirigidos a familias y a menores, y el equipo del Observatorio se quiere meter en esos programas para ver qué se puede hacer con esas herramientas, y sumar fuerzas en esa misma línea».

Asimismo, la idea es colaborar con programas específicos vinculados al consumo de alcohol, como el de ALFIL, del servicio de Psiquiatría del Complejo Asistencial de Salamanca, para los hijos de pacientes alcohólicos, o el de ÍCARO, del Comisionado de las Drogas, así como otros programas de organizaciones como Cáritas Diocesana de Salamanca o Cruz Roja Española. Por otra parte, también se destacó la labor de la Atención Primaria en esta materia, «como la puerta de entrada al sistema sanitario».

Fue el presidente del Colegio de Médicos de Salamanca, Santiago Santa Cruz, quien confirmó que en la actualidad, no existe ningún Observatorio con esta temática, «tan solo algunos trabajos, vamos a ser los primeros, y contamos con un gran equipo y un gran apoyo a nivel de la ciudad».

Por su parte, el profesor José Antonio Mirón insistió en que se trata de una herramienta de salud pública, «y lo novedoso es que queremos invertir para sensibilizar, motivar, para que disminuya el riesgo, que están fallando en el sistema sanitario, factores de riesgo y en cuanto a la prevención». La intención es disminuir la tolerancia «al excesivo consumo de alcohol».