Salamanca despide sus Ferias y Fiestas con el folclore como gran protagonista

Un pasacalles al son de la gaita y tamboril acercó a los salmantinos la música tradicional y el folclore charro. /LAYA
Un pasacalles al son de la gaita y tamboril acercó a los salmantinos la música tradicional y el folclore charro. / LAYA

La capital salmantina cerró ayer sus fiestas patronales con una jornada en la que no faltó la defensa de la música tradicional

ROSA M. GARCÍA / WORDSALAMANCA

La tradición y el folclore han sido grandes protagonistas durante las ferias y fiestas salmantinas que ayer llegaron a su fín. Actividades variadas para todos los gustos y edades durante una semana, donde las tradiciones charras han tenido un importante protagonismo; no en vano, los actos festivos arrancaron el día 7 con la ofrenda floral a la Patrona de la capital, la Virgen de la Vega, y concluyeron ayer con la celebración, entre otros actos, del Día del Tamborilero.

Alrededor de 17 tamborileros de toda la provincia de Salamanca, junto a su pareja de baile, además de otros llegados de Zamora y Cáceres, se dieron cita ayer en la capital para conmemorar el XXXI Día dedicado a ellos. Una defensa del folclore charro y la música tradicional, organizada por la Asociación Cultural Peña Folclórica.

En esta ocasión, explicó el presidente de la Peña del Folclore de Salamanca, José Manuel de Bustos, dedican este homenaje al Instituto de las Identidades, por su X aniversario, para agradecer la labor por la defensa de las tradiciones, a lo que añadió la primera escuela de tamborileros de la ciudad. Asimismo, De Bustos reivindicó también a las administraciones «la necesidad de un centro oficial para aprender la tradición salmantina», que a su juicio, «ha quedado relegada a las asociaciones de vecinos».

La jornada comenzó con un pasacalles que deleitó con la música tradicional al son de la gaita y el tamboril a todos los que se acercaron desde la Puerta de Zamora hasta la Plaza Mayor de la ciudad. El ágora salmantina acogió la demostración de los distintos toques charros de tamboril, los trajes típicos de la zona y el baile. Así, la Sierra, la Ribera y el Llano estuvieron representados en este día para mostrar al público la importancia de la tradición, que continúa con su lucha hace más de 30 años.

El mejor cortador, salmantino

En la última jornada de fiestas, Salamanca acogió el III Concurso de Cortadores de Jamón de Castilla y León, cuyos participantes, año tras año, pretenden optar al mejor cortador de jamón en categoría profesional. Y el mejor fue el salmantino Alejandro Martín Mateo, Plato de Oro Ciudad de Salamanca.

Además, este certamen contó con una base benéfica y destinó lo recaudado en la venta de los platos de jamón a la Asociación Española Contra el Cáncer.

En esta ocasión, participaron nueve especialistas del sector de toda la región, que durante dos horas deleitaron al público asistente y al jurado con el corte a cuchillo. El cortador profesional, como explicaron desde la organización, pretende «hacer de la gastronomía un arte». Este certamen está avalado por la Asociación de la Liga Nacional de Cortadores; por lo que todos los cortadores, además de optar al galardón de mejor cortador de Castilla y León, compiten para ser el campeón de liga a nivel nacional y representar así al sector en el resto de eventos.

Conseguir un buen emplatado, para lo que se valorará también la creatividad, además del rendimiento del jamón, es decir, el número y el peso de platos que deberá estar en torno a los 100 gramos, así como el peso final del jamón, fueron algunos de los requisitos a valorar por el jurado.

La Asociación de Cortadores de Jamón de Castilla y León nació hace cuatro años para fomentar la gastronomía del jamón ibérico, la profesionalización del sector y darle al jamón «la importancia que se merece», así lo destacó Judit Hernández, colaboradora de la asociación, quien remarcó la importancia de ediciones como ésta, que «de forma original» fomentan la gastronomía de la zona.