Salamanca creará un grupo de trabajo para reordenar las líneas de autobús

Los nuevos autobuses de la ciudad estacionados ayer en el recinto ferial de La Aldehuela. /LAYA
Los nuevos autobuses de la ciudad estacionados ayer en el recinto ferial de La Aldehuela. / LAYA

El servicio de transporte público urbano trasladó el año pasado a más de 13 millones de viajeros

DANIEL BAJO / WORDSalamanca

El Ayuntamiento presentó ayer los 12 nuevos autobuses que se incorporan a la flota municipal y anunció una «línea de mejoras para el futuro» del servicio de transporte público urbano, en palabras del alcalde, Carlos García Carbayo. Dichas mejoras pasan por «mejorar paradas» o «establecer nuevas marquesinas en otras zonas de la ciudad demandadas por los vecinos». También se comprometió a «trabajar» para mejorar las líneas y las conexiones.

García Carbayo recordó que «hace unos años» se reorientaron varias rutas y que los cambios fueron «muy eficientes». «Surgen nuevas necesidades. Se han reforzado líneas como la Huerta Otea, se va a abrir el hospital y queremos que el servicios llegue hasta la puerta... Y eso significa reordenar las líneas», explicó el alcalde. La comisión municipal de Policía, Tráfico y Transportes de la semana que viene creará un grupo de trabajo «para abordar con el resto de grupos una reestructuración» de las conexiones de autobús. «Hay una línea de trabajo. El equipo de Gobierno presentará esa propuesta y la dialogaremos con el resto de grupos, los vecinos, los sindicatos, los mayores... con todos los que tienen algo que decir» en esta materia, comentó.

Se cumpliría así una vieja aspiración del Ayuntamiento y una exigencia de la oposición. Durante este mandato se ha hablado en varias ocasiones de la posibilidad de 'recolocar' las líneas de transporte, pero la idea nunca pasó de cambios puntuales en algunos trayectos. En julio de 2016, por ejemplo, el Consistorio se comprometió a elaborar un plan de reorganización del servicio antes de que acabase aquel año. Y en el pleno de noviembre pasado, la corporación aprobó por unanimidad una moción para impulsar de nuevo una puesta a punto del servicio de autobús. Parece que, al fin, será una realidad.

El Grupo Socialista ha sido uno de los más beligerentes en materia de transporte público. Su portavoz, José Luis Mateos, opinó ayer que «una vez más el PP se apropia de una idea del PSOE para intentar hacer ver que gestionan, cuando en realidad no tienen ni una idea propia y se nutren de las ideas de los demás». Mateos aclara que «los principales cambios de tarifas de estos años, como el bonobús joven o las modalidades de pagos anuales o trimestrales fueron ideas del PSOE para mejorar el transporte público. El bonobús joven es uno de los más usados».

El portavoz añade que también fue idea socialista proponer «autobuses lanzadera» hasta el hospital y que «ya cuando empezaron las obras del hospital» hablaron de reordenar las líneas para favorecer el acceso de los pacientes . En opinión de Mateos, el PP «lo único que hace es plagiar ideas y llegar tarde por no hacer las modificaciones a tiempo»

En lo que atañe al grupo de trabajo, comenta que el Grupo Socialista tiene «un documento de trabajo muy elaborado y avanzado» respecto al autobús urbano para su programa electoral. Mateos adelanta que prevén «reforzar» las líneas 9 (Capuchinos-Zurguén), 10 (Los Toreses-Vistahermosa) y 13 (Huerta Otea-San José) «e incluso crear alguna línea nueva».

Nuevos vehículos

El debate sobre el bus urbano se acentuará a partir de la semana que viene. Volviendo a la presentación de ayer, el alcalde afirmó que los 12 nuevos vehículos «son una buena noticia» para la ciudad y que el Consistorio «sigue mejorando los servicios públicos».

Esta docena de vehículos están propulsados por gas natural, han costado tres millones de euros y sustituirán a los doce más antiguos de la flota, de los cuales diez eran de diésel. Cabe señalar que para posibilitar la logística del repostaje nocturno de gas natural se ha ampliado la planta de llenado de gas de autobuses ubicada en las cocheras, añadiendo siete nuevos puestos de carga a los seis que ya existían. La flota actual de autobuses del transporte público está formada por 62 vehículos de los cuales 44, un 71%, están propulsados por gas natural comprimido.

Cada uno de los 12 nuevos autobuses tiene capacidad para 91 viajeros, espacios para personas en sillas de ruedas, faros de led, cargadores USB y cámara de marcha atrás. Disponen de piso bajo y tres puertas y tienen una longitud de 12 metros con doble rampa para personas con movilidad reducida, apuntan desde el Consistorio. Según el alcalde, Salamanca es una «ciudad de vanguardia» en el transporte público urbano y dispone de una flota «moderna, eficiente y ecológica».

Estas características «contribuyen a su uso». Salamanca de Transportes trasladó el año pasado a más de 13 millones de viajeros. «Es una cifra muy importante. Supone un incremento del 3,7% respecto a 2017». Dicho incremento «se valora más su se compara con las medias regionales y nacionales». Salamanca creció el triple que la media nacional (1,2%) y duplicó la regional (1,9%). «Son líneas muy atractivas para los ciudadanos. Seguiremos en esta línea de modernización. Contamos con una plantilla de trabajadores muy eficientes. Estamos satisfechos del trabajo que hacen ellos y quienes trabajan en Salamanca de Transportes», añadió.

Carlos García Carbayo citó la red de aparcamientos disuarios como otro de los motivos que han contribuido a reducir la cifra de coches circulando por la capital. Además, el transporte público de Salamanca continúa con las tarifas más baratas de España en su conjunto. En este sentido, el alcalde recordó que en el último año más de 19.000 usuarios del autobús urbano, un 17% más que en 2017, se beneficiaron del bono-bus especial que permite a los ciudadanos desplazarse por tres céntimos el viaje.