‘Nuestros ritos de Jaima’ muestra a los escolares la realidad de los refugiados saharauis de Tinduf

Palma Aparicio, Julián Barrera y Manuel Ambrosio Sánchez en la presentación del libro. /WORD
Palma Aparicio, Julián Barrera y Manuel Ambrosio Sánchez en la presentación del libro. / WORD

La publicación está llena de dibujos elaborados por los niños de la escuela de Secundaria Simón Bolívar de Smara

REDACCIÓN / WORDSALAMANCA

La Diputación de Salamanca ha publicado el libro ‘Nuestros ritos de Jaima’, una publicación llena de dibujos elaborados por niños de la escuela de secundaria Simón Bolívar, situada en Smara, dentro de los campamentos de refugiados saharauis de Tinduf (Argelia), según recoge la agencia Europa Press, tras la presentación que tuvo lugar ayer en la Diputación.

El diputado delegado del área de Cultura de la institución provincial, Julián Barrera, destacó durante su intervención que se trata de un libro «sencillo y entrañable» para «dar a conocer a los escolares la realidad de ese pueblo», que vive «con bastante menos de lo que consideramos básico» y que hacen frente a una actividad diaria que «no es fácil».

Acompañado por Palma Aparicio, coordinadora de la asociación Bubisher -entidad que trabaja con niños en la zona de Tinduf- y el diputado socialista Manuel Ambrosio Sánchez, Julián Barrera apuntó que los libros editados se repartirán gratuitamente en centros escolares de la provincia salmantina, así como a familias de acogida de niños saharauis.

También, estos ejemplares llegarán a las tres bibliotecas fijas, junto a otra que se está actualmente levantando, y un bibliobús que trabaja en los asentamientos saharauis, gracias a la labor que desde el año 2008 desempeña la asociación Bubisher.

La coordinadora de la organización sin ánimo de lucro, Palma Aparicio, aprovechó el acto de presentación del libro para explicar que el colectivo al que representa llegó por primera vez con un camión «cargado de libros» en 2008 y que desde entonces ha ido ampliando su presencia en la zona para ayudar tanto en la conservación de sus raíces como en el mantenimiento del español como segunda lengua de su comunidad.