Los Reyes conocen el Centro de Láseres Pulsados de la Universidad de Salamanca

El Rey Felipe VI se dispone a poner en marcha uno de los láseres del CLPU de la USAL. / LAYA

Seis universidades españolas y 69 extranjeras se suman a la Magna Charta en un acto en el Paraninfo de la Universidad

EVA CAÑAS / WORDSalamanca

El Rey Felipe VI fue el encargado de pulsar el botón verde que ponía en funcionamiento del primer láser de petavatio (denominado VEGA-3), en el Centro de Láseres Pulsados (CLPU) del Parque Científico de la Universidad de Salamanca. Cabe recordar que es el único láser de esta potencia en España y está entre los diez mejores del mundo, aplicado al campo de la investigación básica.

Felipe VI y Doña Letizia llegaron a las puertas de este centro pasadas las diez y media de la mañana, donde les esperaban las autoridades nacionales, locales y regionales, como el ministro de Ciencia e Innovación,Pedro Duque, o el presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, entre otros. Tras hacerse una foto oficial en la puerta del CLPU, Sus Majestades hicieron un pequeño recorrido por el interior del centro antes de protagonizar la puesta en marcha del láser de petavatio. Los Reyes mostraron interés por el funcionamiento de este sistema, e incluso preguntaron alguna duda al jefe del área científica de este centro, Giancarlo Gatti. Cabe recordar que VEGA es uno de los láseres más potentes del mundo y uno de los tres únicos capaces de ser disparado una vez por segundo.

Con este equipamiento de vanguardia el CLPU se convierte en un centro de referencia internacional en la investigación científica y tecnológica en el ámbito de los láseres pulsados intensos. Uno de los investigadores de este centro del Parque Científico, José Antonio Pérez, explicó algunos detalles de su funcionamiento durante la visita de los Reyes:«Será el primer disparo en toda la línea, antes habían sido pruebas preliminares». Entre las aplicaciones de VEGA, resaltó que en ese centro hacen investigación básica, «la aceleración de partículas por láser, generaciones de plasmas o algunas más indirectas, como en biomedicina». Las instalaciones se ofrecen a usuarios a nivel internacional, «este año hemos tenido usuarios en el láser de 200 teravatios, de menor energía», en concreto, a cuatro investigadores, como de la Universidad de Osaka,Suecia y Canadá. Para este año está previsto dar servicio a otros tres usuarios, hasta final de año, «tuvimos una gran demanda, hasta 29 proposiciones, pero en un año podemos dar servicio a seis o siete», remarcó Pérez. De este interés desprende que existe un gran interés de la comunidad internacional por utilizar los láseres, en este caso, los de baja energía. Durante las próximas semanas evaluarán los proposiciones de más usuarios internacionales, unas 24 para hacer experimentos en el centro, «todas internacionales», y reconoce que alguna la dejará fuera por la capacidad.

 

Fotos

Vídeos