'Retrata2-388', un viaje compartido

Público asistente a la presentación./M.J. GUTIÉRREZ
Público asistente a la presentación. / M.J. GUTIÉRREZ

El pintor Florencio Maíllo presenta en su pueblo el catálogo-álbum de la exposición

M. JESÚS GUTIÉRREZ / WORDMOGARRAZ

El Solano de Mogarraz volvió a convertirse en la tarde de ayer en un lugar de encuentro con la cultura, en esta ocasión de una forma muy especial, pues fue el lugar elegido por Florencio Maíllo para presentar el catálogo-álbum de su exposición 'Retrata2-388'.

Un acto que compartió con Fabio de la Flor, editor del libro y también de una reedición de poemas de Gabriel y Galán, del que se leyeron dos poesías que llevan por título 'La sementera' y 'La galana'.

Pero antes fue el momento de hablar de la exposición del pintor mogarreño, que tanta gente a atraído al municipio durante los últimos siete años.

Fabio de la Flor fue el primero en tomar la palabra para hablar de la «memoria de Mogarraz que sigue viva» gracias a esta exposición que fomenta «la cercanía».

«Cuando tanto se habla de despoblación», afirmó, «es el momento de alzar la voz y volver a constituir las identidades», como lo ha hecho Mogarraz, por lo que debe sentirse orgullosa pues cuenta con «una identidad reconstruida» gracias a todos los «retratados que forman un todo». Y es que gracias a esta exposición, como afirmó, sus vecinos conocen el 90 por ciento de los nombres de las personas retratadas, donde vivieron, sus labores..., y si no, añadió, «para eso está el álbum», una publicación que aporta datos de cada una de las personas retratadas por Florencio Maíllo.

Asimismo, De la Flor indicó que gracias a la exposición, Mogarraz vuelve a estar al completo y se ha puesto de nuevo en el mapa, porque cuenta lo que ha sido, lo que es y será. El álbum, afirmó, es sólo «un viaje» que permite recordar a los que vivieron en esta tierra.

Por último, señaló que Florencio Maíllo ha «vuelto a levantar la identidad del pueblo sin pedir nada a cambio» y que «'Retrata2' es más que una exposición, es una experiencia».

Florencio Maíllo, por su parte, manifestó que quien debe estar agradecido es él porque se tomó la licencia y el capricho de pintar a vecinos de Mogarraz y se lo permitieron. Por ello, describió este proyecto como «un viaje compartido», lleno de sensaciones y vivencias. Y contó su origen que, en cierta forma, está en 1995 cuando Alejandro Martín Criado le pidió que le pasara unos negativos a vídeo, que era de todas esas personas a las que fotografió para el carnet de identidad. Cuando falleció su padre en 2007, siguió relatando Maíllo, «tuve la necesidad de pintar» y así surgió el primer retrato, que se encuentra en la bodega, que era la imagen que él había visto en aquel vídeo que le preparó a Alejandro Martín, en el que también estaban su madre, su abuelo y su hermano Antonio, «388 negativos de las personas que no emigraron y se quedaron en el pueblo», apostilló, para contar que el segundo retrato fue el de la tía Adela y que así siguió 3 años pintando retratos, algo que surgió por «una necesidad de dejar constancia de quién era mi padre al perderlo».

Y volvió a señalar que se trataba de «un viaje compartido, en el que lo esencial son las personas y sus vivencias» y que ha permitido contribuir a «una repoblación metafóricamente hablando» porque con los retratos se ha vuelto a esos mil habitantes de los años 60, a las «imágenes de mi infancia, de cuanto tenía 5 años» que es cuando se hicieron las fotografías.

Por último manifestó que 'Retrata2' es «una vivencia compartida», a la que han contribuido muchas personas, como su hermano Antonio, que le ha regalado todas las chapas en las que ha pintado los retratos, la anterior y actual alcaldesas de Mogarraz, siempre sensibles a este proyecto, los representantes de la Diputación y la Junta de Castilla y León, que vieron en esta iniciativa una idea original y sobre todo no forzada; y otra mucha gente que han formado parte del proyecto, como Fernando de la Flor, que es «una persona capital en mi vida», su hijo Fabio de la Flor, que ha diseñado el catálogo-álbum; y ambos han escrito textos en él, como también Antonio Cea, «uno de los valedores de este proyecto», entre otros, algunos de los cuales estaban ayer presentes.