Relaciones, danzas y productos para Nuestra Señora la Virgen de la Cuesta

Danzarines y mozas del ramo bailaron la canción de 'La Raspa' como un paleo más./M.J. GUTIÉRREZ
Danzarines y mozas del ramo bailaron la canción de 'La Raspa' como un paleo más. / M.J. GUTIÉRREZ

La lluvia da una tregua y deja celebrar un emocionante ofertorio seguido de la subasta de ofrendas

M. JESÚS GUTIÉRREZ / WORDMIRANDA DEL CASTAÑAR

La lluvia caída ayer por la mañana no impidió que Miranda del Castañar celebrara su ofertorio a la Virgen de la Cuesta y como si de un milagro de Nuestra Señora se tratase, ésta cesó en ese momentos ya que antes y después estuvo lloviendo.

Las mozas del ramo y los danzarines, llegados este año de Barcelona, Córdoba, Madrid, Salamanca y Miranda del Castañar, fueron los protagonistas en un ofertorio que se iniciaba con los danzarines subiendo la calle para recoger a las mozas del ramo y escuchar sus cánticos. Una vez que todos estaban ante la patrona se iniciaron las relaciones comenzando por la mocina del ramo, Isabel, que como ella misma indicó llegaba de la carretera de Miranda a Garcibuey para pedir por sus abuelos y sus padres, y prometer volver a servir a la Virgen cuando sea mayor. Le siguieron las ocho mozas del ramo. La primera de ellas no quiso pedir nada para ella, pero sí «ayuda para los que no saben escribir y para los que no tienen de qué vivir», además de pedir fuerza para la mujer maltratada, para el que le falta la justicia... El resto de sus compañeras fueron contando quiénes eran y cuáles eran sus peticiones, entre ellas, salud y trabajo para sus familias. Alguna de ellas pidió a la patrona que cuidara de esta «villa serrana» y «que los mozos del pueblo mantengan esta tradición», porque como recordó otra, los mirandeños se merecen un tirón de orejas de la Virgen porque todos los años no se encuentran mozos para danzar.

En la subasta de los productos donados se pagó hasta 400 euros por un jamón

A continuación le tocó el turno a los chicos, comenzando por el más pequeño, que explicó que de Cataluña llegaba para danzar, pues en Miranda «parece que hay pocos danzarines» ya en esta ocasión eran varios los de fuera que ayer servían de esta forma a la Virgen. Ellos también pidieron por sus familias y por sus novias; y recordaron a la patrona de Miranda del Castañar que si el próximo año no tiene quien les dance, ellos volverán a estar ahí. Además, pidieron a los asistentes que colaboren con la Peña de los Toros, pues los gastos son muchos.

Cerró las relaciones el bobo de la danza, que lleva 27 años ejerciendo este cargo, quien dio gracias a la Virgen por cuidar de su familia.

A continuación llegaron las danzas, comenzando por la cruz todos juntos, para continuar con los paleos, primero las chicas y después los chicos, finalizando con 'La Raspa' todos juntos. El baile del ramo realizado por ellas puso fin a las danzas y dio paso a la entrega de ofrendas a la Virgen, donativos en forma de dinero y productos que fueron subastados para recaudar dinero para la Cofradía de la Virgen de la Cuesta, que lo destina a los gastos de estos días y al mantenimiento de la Virgen. Una subasta en la que se llegó a pagar 100 euros por un tostón asado, 400 euros por un jamón, 150 por un lomo embuchado o entre 50 y 100 euros por los roscones; y 90 y 100 euros por los hornazos, por poner algunos ejemplos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos