PP y Cs refuerzan su alianza para aprobar las ordenanzas y plantar cara a Ganemos

La corporación local, durante la sesión plenaria extraordinaria que celebró ayer en el Ayuntamiento. /LAYA
La corporación local, durante la sesión plenaria extraordinaria que celebró ayer en el Ayuntamiento. / LAYA

El pleno ratifica la rebaja del 5% del IBI y el PSOE ve cada vez más cercana la renuncia de Mañueco

Ricardo Rábade
RICARDO RÁBADESalamanca

Los oráculos políticos y periodísticos auguraban una sesión plenaria bronca, donde aflorarían los reproches y las descalificaciones, sobre todo porque estaba especialmente presente en la mente y y en el ánimo de todos los concejales la reciente sentencia del Juzgado de Instrucción número 1 de la capital, que archivó las denuncias de prevaricación y malversación de caudales públicos que presentó Ganemos contra el grupo de gobierno del PP.

Las cábalas se materializaron finalmente durante la sesión celebrada ayer, con carácter extraordinario, en el salón de plenos delAyuntamiento, donde se escenificaron momentos de especial tensión, protagonizados por el primer teniente de alcalde y concejal de Fomento, Carlos García Carbayo, y el edil de Ciudadanos,Fernando Castaño, quienes se alinearon en la misma trinchera estratégica en su particular rifirrafe dialéctico contra los concejales de Ganemos. De hecho, en los minutos de mayor virulencia García Carbayo acusó a la agrupación de electores de realizar «denuncias políticas» y de practicar una estrategia «sucia», «ruin»y «asquerosa», mientras que Gabriel de la Mora, de Ganemos, aprovechó para incidir en la vinculación de miembros delPPcon las tramas de corrupciónLezo, Púnica o Enredadera.

Finalmente no hubo sorpresas en el momento de la decisiva votación de las ordenanzas municipales del año 2019, dado que salieron adelante con el respaldo favorable tanto delPP como de Ciudadanos, evidenciando ambas formaciones políticas que su alianza en el Consistorio no se ha resentido. El PSOE optó en la mayoría de las ordenanzas votadas ayer por abstenerse, mientras que Ganemos osciló entre la abstención, en unos casos, o el voto en contra en otros.

De esta forma, el IBI bajará el próximo año un 5%, aunque Ganemos y elPSOE volvieron a expresar su profundo malestar por el hecho de que no se aceptara su petición de ir más allá y aplicar una rebaja del 10% en el tributo. El portavoz del Grupo MunicipalSocialista, José Luis Mateos, tildó de «electoralista» la medida y consideró que las nuevas ordenanzas fiscales son «inmovilistas» e «insulsas».Del mismo modo, puntualizó que es una contradicción que se incremente la tarifa de la ORA en la primera hora y se disminuya al mismo tiempo en la segunda hora, dado que estas medidas chocan contra la esencia del propio impuesto, que busca fundamentalmente la rotación de vehículos en los estacionamientos. Además, lamentó que se utilice el IPC de agosto en vez del IPCde mayo para aplicar estos criterios, ya que se podría haber conseguido que se aplicara una décima menos y los contribuyentes pagarían menos por algunos servicios.Además, elevó el tono de sus tesis cuando acusó al PP de defender a los defraudadores difíciles.

Mateos no escatimó comentarios sobre la previsible renuncia en las próximas semanas de Mañueco a la Alcaldía, con el fin de dedicarse este último en exclusiva a impulsar su candidatura para conquistar la Presidencia de la Junta de Castilla y León en los comicios autonómicos de mayo de 2019.El edil socialista radicalizó su artillería argumental cuando responsabilizó a Mañueco de la pérdida de 10.000 habitantes que ha sufrido la capital delTormes desde su llegada a la Alcaldía en 2011 y, por si fuera poco, hay estos momentos 2.000 personas menos trabajando en la ciudad.

Por su parte, el portavoz municipal de Ciudadanos, Alejandro González Bueno, se congratuló de que su formación política haya logrado «la mayor bajada de impuestos de la historia de Salamanca en estos tres años de legislatura». El edil naranja puso de relieve que «desde una oposición seria, constructiva y responsable también se pueden hacer políticas útiles» a diferencia de otras formaciones «de izquierdas y populistas que exigen bajar impuestos y, cuando tienen la más mínima oportunidad, enseñan la patita y los suben». Apuntó que Ciudadanos, desde que entró en la corporación local en junio de 2015, ha conseguido entablar acuerdos con el resto de grupos municipales, de manera que «se está demostrando que se pueden bajar impuestos y a la vez mantener la calidad de los servicios públicos».

Las nuevas ordenanzas contemplan una congelación generalizada en la mayor parte de los tributos, tasas municipales y precios públicos, aunque estipulan ligeros incrementos, derivados de la actualización del IPC, en las tarifas de la grúa, la ORA, la piscina del Helmántico y las instalaciones delMercado Central.

El portavoz del PP, FernandoRodríguez, volvió a resaltar que la bajada del 5% del IBI favorecerá a 80.000 contribuyentes, con un ahorro de 2,3 millones.GabrielRisco (Ganemos) dejó claro que su grupo apuesta por «la justicia y la equidad» y rechazó los argumentos económicos del PP.