PP y Cs refuerzan su alianza con acuerdos plenarios sobre el Archivo y Cataluña

Un momento de la maratoniana sesión plenaria que celebró ayer la corporacion local en el Ayuntamiento de Salamanca./LAYA
Un momento de la maratoniana sesión plenaria que celebró ayer la corporacion local en el Ayuntamiento de Salamanca. / LAYA

El PSOE acusa a Mañueco de usar la previsible salida de más documentos con fines electorales

RICARDO RÁBADE / WORD

El Partido Popular yCiudadanos compartieron la misma trinchera estratégica durante la maratoniana, extensa y, en algunos momentos, bronca reunión que celebró ayer el pleno del Ayuntamiento de Salamanca. El grupo de gobierno y la formación naranja se aliaron en el decisivo momento de las votaciones para aprobar sendas mociones en defensa delArchivo de laGuerra Civil, otra para condenar la espiral violenta que emana desde las filas del independentismo catalán y una cuarta para reivindicar el espíritu de concordia de laTransición y la unidad nacional de España.

Las dos mociones sobre elCentro Documental de la Memoria Histórica –una promovida por el PP y otra auspiciada por Ciudadanos– presentaban unos contenidos muy parecidos, dado que en ambas se instaba alGobierno deEspaña a que no permita la salida de nuevos fondos delArchivo de laGuerra Civil y que reclame a la Generalitat el retorno inmediato aSalamanca de los documentos que obran en su poder y que no fueron entregados por el Govern catalán a sus legítimos propietarios.

El debate de ambas mociones, que se hizo de forma conjunta, generó momentos de especial tensión. El edil socialista Arturo Santos arremetió contra el PPpor utilizar el espinoso asunto del Archivo por intereses puramente electorales.El portavoz municipal del PP,Fernando Rodríguez, criticó al candidato socialista a la Alcaldía, José Luis Mateos, por haber prometido que Salamanca y los salmantinos serán siempre su prioridad en política y, en vez de ello, optó por votar en contra de la moción en defensa delArchivo. Además, recordó que el GrupoMunicipal Socialista secundó en 2015 una moción promovida por la asociaciónSalvar elArchivo. El portavoz municipal de Ciudadanos, AlejandroGonzález Bueno, también cargó la postura del PSOE, ya que su rechazo a la moción ponía en evidencia que «el señor Pedro Sánchez ha debido dar órdenes para que abandonen la coherencia». El PSOE votó finalmente en contra y Ganemos se decantó por la abstención.

Si el rifirrafe dialéctico sobre la posible salida de nuevos legajos delArchivo irradió un intenso y fuerte cruce de críticas, la confrontación de ideas sobre la moción que defendió el PPpara recuperar el espíritu de laTransición y reivindicar la unidad de España desencadenó momentos de especial virulencia argumental y contundentes descalificaciones. Pilar Moreno, de Ganemos, consideró que se trataba de una moción «incendiaria que presenta el partido más corrupto de Europa y que es el que está generando más crispación en España según elCIS». En un momento de la gresca dialéctica con el PP, Pilar Moreno, visiblemente irritada, censuró «la espiral loca por ver quién es más de derechas» aludiendo tanto alPP, como a Ciudadanos y Vox. Instantes después, la edil lamentó que estas formaciones «se unan por una bandera y por no poder decir me cago en Dios», lo que obligó al alcalde a llamarle expresamente la atención y pedirle que retirara la frase, algo que sí hizo finalmente la edil de la formación granate, aunque en un primer momento puso objeciones bajo el pretexto de que se trataba de una «expresión castellana». El PPsubrayó que se trataba de una auténtica blasfemia y el alcalde le recordó a Moreno que el uso de esta expresión constituía una ofensa directa contra las creencias religiosas de miles de salmantinos, castellano y leoneses y españoles.

En el turno de la réplica, el concejal de Cultura y Turismo , Julio López Revuelta, acusó directamente a la izquierda, tanto a Ganemos como alPSOE, de sacar «lo peor» cuando se «habla de democracia y Constitución».En la moción, los populares se oponían frontalmente a la proposición no de ley para reformar elCódigo Penal, que constituye, a su juicio, una «posición inaudita». «Lo que pretenden es derribar el muro que tiene la ley para los tuiteros y raperos que nos insultan a los demócratas». De hecho, consideró que de haberla hecho antes le habría venido «muy bien» a Ganemos, ya que de esta forma «no se sentaría en su bancada un procesado por la Justicia por insultar a la Policía Nacional», en clara referencia al concejal Gabriel de Mora. «Lo que van a hacer es el perfecto manual del agitador y lo peor es que tienen los votos suficientes para hacerlo», sentenció el edil delPP.

PP yCs también exteriorizaron su alianza al aprobar una moción de condena de la violencia protagonizada por el secesionismo catalán. Alejandro González Bueno, que desglosó los argumentos de la moción, afirmó que «la izquierda se ha quedado muda y ha quedado retratada en este pleno», dado que votaron en contra.

Falta de información

En cambio, sí hubo plena unanimidad para aprobar la cesión gratuita a la Universidad de Salamanca de la parcela de la zona de La Platina, donde se edificará el futuro Campus de Ciencias Agrarias yAmbientales. Sin embargo, este consenso generalizado no estuvo exento de reproches, dado que los tres partidos de la oposición coincidieron en criticar que el grupo de gobierno hubiera presentado este proyecto a los medios de comunicación, sin haber informado antes en la correspondiente comisión municipal y sin contar todavía con el refrendo del pleno consistorial.

No cristalizaron, sin embargo, tres mociones tramitadas por Ganemos, encaminadas a la mejora de la seguridad vial de los peatones de la ciudad, la creación de un mercado ecológico mensual y el desarrollo del código ético consensuado con los medios de comunicación sobre la violencia de género.En este último caso, Ganemos instaba alAyuntamiento a retirar las subvenciones municipales a todos aquellos medios de comunicación que publiquen anuncios de prostitución.

El alarmante deterioro de la sanidad pública también afloró en la sesión plenaria. La moción que abanderó en este sentido el concejal socialista Arturo Ferreras sí salió adelante, al concitar el beneplácito tanto de Ciudadanos como de Ganemos. En el texto de la misma se pedía la intervención directa del presidente de la Junta deCastilla y León, JuanVicente Herrera, para resolver las listas de espera y la evidente masificación de las urgencias hospitalarias.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos