La redención de Unamuno

'Venceréis, pero no convenceréis' reedita el célebre episodio entre Miguel de Unamuno y Millán Astray en el Paraninfo

Enrique Cabero, José Luis Gómez y Julio López, en la presentación de ayer. /D. ARRANZ / ICAL
Enrique Cabero, José Luis Gómez y Julio López, en la presentación de ayer. / D. ARRANZ / ICAL
C. T. / ICAL

El actor, director y miembro de la RAE José Luis Gómez representó ayer, y volverá a representar hoy, el «coraje civil» del escritor y filósofo vasco Miguel de Unamuno en la obra 'Venceréis, pero no convenceréis', producida por Teatro de La Abadía y auspiciada por el Ayuntamiento y la Universidad como parte de la conmemoración del VIII Centenario de la USAL.

Gómez, en su comparecencia de ayer para presentar la obra, consideró el punto central de la obra, la recreación de lo sucedido en el Paraninfo de la Universidad de Salamanca el 12 de octubre de 1936, como «punto de orientación y referencia para nuestra sociedad y nuestras vidas», puesto que «la corrección del propio error que hizo Unamuno es un ejemplo del que somos deudores».

Y es que para el actor onubense, «Unamuno repara con su vida el error profundo que había cometido al apoyar el golpe del general Franco» y ese «ejemplo de reparación y expiación», para Gómez «necesario para que haya concordia», es un acto de «coraje civil» de un «hombre extraordinario» como Miguel de Unamuno.

En cuanto a la preparación de la obra, José Luis Gómez reconoció que «una serie de circunstancias y mi propia constitución me llevaron a hacer este espectáculo». Entre ellas, nombró la inicial interpretación de Unamuno que hizo en la película 'La isla del viento', de Manuel Menchón, donde se recrea el exilio del pensador en Fuerteventura, así como la «especie de convulsión, ante la que me había negado una y otra vez, de la ocupación del espacio con nuestro pasado histórico y político reciente».

Porque para José Luis Gómez «el teatro siempre ha sido político, se ocupaba de las cosas de la comunidad», si bien se mostró reacio al «militante y banderizo». Partidario así de un «teatro que se comprometa con la realidad», el actor onubense encontró entonces que Teatro de La Abadía «lo ha seguido a través de la palabra».

Precisamente sobre «la palabra y el lenguaje» quiso hacer una reflexión Gómez, para quien «empezar a hablar no es solo un mero impulso de comunicación objetiva y racional, sino una forma de vincularse con el mundo y los otros seres humanos». Así, la profesión de actor se convierte en «el privilegio de ser habitado y devolver palabras extraordinarias que los hombres han producido».

Además, como académico de la RAE, Gómez quiso hacer también una loa a la lengua española y se mostró «sonrojado» porque, en su opinión, «no se hace lo suficiente en favor de la difusión, el sostén y el apoyo a una lengua que es nuestro mejor y más grande haber, y que se ha ido forjando y limando como se liman los bifaces en el neolítico».

VIII Centenario

Durante la rueda de prensa de presentación de la obra, José Luis Gómez estuvo acompañado por el vicerrector de Política Académica y Participación Social de la Universidad de Salamanca, Enrique Cabero, y el concejal de Cultura y Turismo del Ayuntamiento de Salamanca, Julio López.

Fue este último quien inició el turno de intervenciones para agradecer a Gómez «su presencia y generosidad constante desde que empezó a encarnar a Unamuno» para colaborar ahora con la dirección y representación en 'Venceréis pero no convenceréis', una producción en la que colaboran la Universidad y el Ayuntamiento de Salamanca «en el marco de colaboración del VIII Centenario».

López aseguró que la de Gómez es «una interpretación soberbia, dentro de un montaje que ha agotado las entradas para las dos funciones. «Con todos estos factores, el éxito está garantizado», concluyó el concejal de Cultura y Turismo.

Por su parte, Cabero consideró «un honor» tanto «compartir mesa, palabras y proyectos con José Luis Gómez» como el hecho de que la Universidad de Salamanca «tenga entre sus principales aportaciones en material cultural, dentro de su VIII Centenario, este 'Venceréis pero no convenceréis', una representación muy apegada a tratar de entender lo que Unamuno pensaba y sentía en días muy difíciles para él y y para España».

«Episodios como el incidente del 12 de octubre de 1936 en el Paraninfo no han perdido actualidad, y me remito a los grandes debates que se están produciendo no solo en el ámbito español sino a nivel internacional», reflexionó Cabero, quien compendió dichas confrontaciones en «ese gran debate entre la democracia, la racionalidad y la libertad por un lado y el fascismo por otro».

 

Fotos

Vídeos