Reclaman «protección integral» para los restos hallados en la plaza de Monterrey de Salamanca

Imagen de los restos encontrados. /WORD
Imagen de los restos encontrados. / WORD

Ciudadanos por la Defensa del Patrimonio los considera una nueva y relevante aportación al patrimonio arqueológico de la ciudad

REDACCIÓN / WORDSalamanca

La asociación Ciudadanos por la Defensa del Patrimonio de Salamanca ha pedido a «las administraciones competentes en materia de patrimonio histórico» que procedan para la «protección integral» de los restos arqueológicos descubiertos en los últimos meses junto a la plaza Monterrey.

Según ha explicado, se encuentran bajo el jardín de la Casa de Doña Gonzala Santana, que ha sido vaciada para albergar una nueva edificación, entre el Palacio de Monterrey y la Iglesia de Santa María de los Caballeros, perteneciente a la zona de cautela extensiva delimitada en el Plan General.

Los restos descubiertos suponen «una nueva y relevante aportación al patrimonio arqueológico de Salamanca ya que permiten conocer mejor el pasado, historia y evolución de la ciudad en ese ámbito desde sus primeros pobladores», ha apuntado la asociación.

«De forma preliminar se trataría de un hallazgo de indudable interés para el desarrollo urbanístico de ese ámbito desde los primeros pobladores del lugar: enguijarrados de vía pública bajo el jardín y el callejón, restos de construcciones de época moderna e hipotéticamente otras de época romana, así como elementos constructivos (partes de columnas), etcétera», según el comunicado remitido por 'Ciudadanos por la Defensa del Patrimonio'.

Por ello, la asociación ha solicitado la protección integral de los restos descubiertos, que se habilite la visita pública a los mismos y la señalización de los mismos en «un rico contexto para el patrimonio y la investigación arqueológica».

'Ciudadanos por la Defensa del Patrimonio' ha reseñado que «las administraciones competentes deben estar a la altura de las circunstancias, puesto que disponen de herramientas legales suficientes, a la hora de aprobar los proyectos urbanísticos y arquitectónicos de regeneración de una zona tan sensible de Salamanca, en el interior de lo que debería ser el Conjunto Histórico, la zona inscrita en la Lista del Patrimonio Mundial de la Unesco o de los entornos de bienes patrimoniales, anteponiéndose la conservación y el respeto al patrimonio --arqueológico o edificado--, que no sólo es compatible con los intereses de los propietarios si no que, además, los enriquecerá y distinguirá».