Reclaman más protección para las esculturas junto al Parque Picasso

Una de las piezas exhibidas en Cruz de Caravaca, junto al Parque Picasso. /WORD
Una de las piezas exhibidas en Cruz de Caravaca, junto al Parque Picasso. / WORD

Defensa del Patrimonio señala que están desprotegidas frente a vándalos y que no tienen iluminación ni carteles con su nombre

REDACCIÓN / WORDSALAMANCA

La Asociación Ciudadanos por la Defensa del Patrimonio ha pedido al Ayuntamiento de Salamanca mayor atención, por su relevancia, para el conjunto de esculturas de propiedad municipal que están colocadas en los jardines de la Calle Cruz de Caravaca, ampliación del Parque Picasso, al entender que éstas «merecen mejores condiciones para mostrarse en la vía pública».

La más destacada es el cubo, propuesta vencedora en la primera edición de un concurso artístico organizado entre el Ayuntamiento de Salamanca, la Coordinadora de Asociaciones de Vecinos y la Facultad de Bellas Artes a comienzos de los años 90, a través de un convenio para colocar esculturas en los barrios el cual estaba dirigido a los alumnos de Bellas Artes y se premiaba con un millón de pesetas (aproximadamente), lo que posibilitaba materializar la obra propuesta. La primera edición el concurso premió a Christoph Mertens, estudiante alemán en la mencionada facultad, con el cubo 'Unidad indivisible' que hoy se asienta en esta zona ajardinada de la Calle Cruz de Caravaca. En la segunda edición, Violeta Ontavilla, también estudiante, fue premiada por su obra 'La Palestra' elaborada en Piedra de Villamayor y colocada en la Plaza de Carmelitas.

El resto de obras que pueden contemplarse en la Calle Cruz de Caravaca son cuatro pequeñas esculturas en Piedra de Villamayor, inventariadas al igual que las anteriores por el propio Ayuntamiento de Salamanca, procedentes de otros certámenes para la promoción del arte y el uso de la Piedra de Villamayor.

«Ninguna de las obras citadas dispone de la correspondiente cartela informativa, iluminación, limpieza y protección suficiente frente a posibles actos vandálicos. En el caso del conjunto de pequeñas esculturas éstas se encuentran en el interior de parterres: rodeadas de setos que impiden su percepción, ocultas en la sombra, sin hierba a su alrededor, a baja altura o sometidas al riego, según cada caso», zanjan en la asociación.

Por todo ello, desde Ciudadanos por la Defensa del Patrimonio «entendemos que las condiciones en que perviven estas obras artísticas son manifiestamente mejorables a fin de asegurar una mejor conservación, una mejor contemplación de las mismas, darlas la importancia que tienen y respetar a los artistas que las realizaron».