Fútbol - Segunda B

«No quiero nada ni he pedido nada, que nos quedemos así es mi deseo»

Riberto Aguirre observa un partido desde el banquillo. /Manuel Laya
Riberto Aguirre observa un partido desde el banquillo. / Manuel Laya

El técnico analiza la gran primera vuelta de su equipo y advierte que «un buen arranque de la segunda me haría ser muy optimista para la parte final»

Juanjo González
JUANJO GONZÁLEZSalamanca

Roberto Aguirre llegó este pasado verano a Unionistas con la pretemporada ya iniciada tras la destitución de Astu. El del técnico asturiano fue el nombre propuesto por Gorka Etxeberria para estrenar la categoría de bronce en un club modesto y humilde en presupuesto y objetivos que ha finalizado la primera vuelta de la Liga octavo a solo cuatro puestos del play-off. Así analiza el preparador unionistas la primera parte de la temporada.

–Si le hubieran dicho que Unionistas presentaría estos números al finalizar la primera vuelta cuando llegó con la pretemporada ya iniciada, ¿se lo habría creído?

–Lo hubiera firmado y soñado. Cuando empiezas sueñas con que todo vaya muy bien, pero acabar la primera vuelta así es algo deseado pero pensábamos que podía ser todo mucho más complicado y que acabaríamos con menos puntos.

–¿Qué es lo que más le ha llamado la atención del equipo más allá de la puntuación tan alta?

–Yo creo que el grado de solidaridad a la hora de afrontar la competición, el nivel de compromiso diario para poder crecer semana tras semana. Esa implicación de los futbolistas por hacer un esfuerzo continuo para que se fortalezca el colectivo a través de lo que expone cada uno. La aportación de cada futbolista para hacer mejor al equipo es lo más reseñable.

–¿Con qué se queda Aguirre de la primera vuelta? ¿Y para mejorar?

–Siempre intentas que el equipo sea bueno en todo, que tenga protagonismo en todas las facetas, que responda ante cualquier rival independientemente de la calidad del rival. Y este año en este grupo, con muchos campos de hierba artificial, hay mucha igualdad. Me quedo con que Unionistas ha tenido esa capacidad de hacerse muy fuerte como equipo y eso ha permitido potenciar las virtudes individuales de cada uno y llevarlo a su máximo nivel en la competición. Incluso en la derrota, perdimos partidos pero supimos rápido volver a las victorias con gran esfuerzo y voluntad por mantenernos en la competición. Siempre hay margen de mejora y nosotros podemos seguir creciendo, aunque en la segunda vuelta los equipos se exprimen y es mucho más exigente. La segunda vuelta va a ser mucho más difícil aunque espero mejorar aspectos del juego porque hay momentos en los partidos en los que perdemos cierta autoridad. El rival siempre juega y también tiene sus momentos. No hay límite para mejorar, podemos hacerlo en todo.

– ¿Cómo se consigue convencer a una plantilla de futbolistas para que sean tan solidarios en el campo? ¿En qué se apoya? ¿En el diálogo, los veteranos...?

–Reside todo en el trabajo diario. Los jugadores pueden ver el trabajo que hacemos desde el cuerpo técnico cada día en todo, que no se escape detalle. Eso el futbolista lo ve. Luego hemos dado con un vestuario receptivo y humilde, con muy buena respuesta a lo que se demanda. Hay un perfil de futbolistas con ciertas tablas en la categoría y que saben bien que es una categoría exigente porque hay mucha igualdad. Conseguir que se funcione como equipo y que sea sólido bien apoyado en que haya unión en todos los ámbitos, desde lo personal, emocional y lo futbolístico. Eso fortalece la idea para que llegue a todos y los menos experimentados el efecto del compañero ayuda. En definitiva, es la mezcla del trabajo, la humildad y la firmeza en las ideas. Para que el equipo funcione necesitamos que cada uno dé lo mejor de sí mismo día a día. La imagen más visible de todo esto es que los capitanes hacen un buen trabajo para que todos vayan en la misma dirección incluso en situaciones de derrota.

–Dicen que un revolcón a tiempo puede ayudar, pero seguro que Aguirre hubiera preferido ganar al Rápido de Bouzas y aumentar la racha de doce partidos sin perder.

–Yo siempre prefiero ganar y queríamos ganar. Siempre es más fácil ganar de después de una victoria, que hacerlo tras caer porque el efecto emocional y la confianza de la victoria están ahí. Sabíamos que era un partido trampa porque veníamos estudiando al rival de sus últimos partidos. Fue superior al Castilla o al Atlético B, por ejemplo. No quiero quitarle ni un mérito al rival porque mereció ganar y luego nosotros cometimos errores que en otros no solemos hacer. Solo es un partido, si fuera más perdiendo así habría que incidir más en ese encuentro. Pero yo creo que es fruto de la competición, no solo de que nosotros estuvimos mal ante un rival que hizo muchas cosas bien. Yo prefiero corregir en la victoria pero si algo hay que sacar es que no te puedes descuidar nunca. Este partido nos avisa de lo que va a ser la segunda vuelta, muy difícil y que cualquier te puede ganar. No vale con lo que estamos haciendo, necesitamos exprimirnos más porque lo va a exigir la competición. Esta derrota tampoco nos puede engañar por todo lo bueno que habíamos hecho antes.

–Admonio se queda ya seguro hasta junio tras el anuncio del traspaso al Numancia. ¿Ha pedido el míster algún refuerzo?

– No, yo lo que quiero es seguir como hasta ahora, con los menos cambios posibles. Este es mi deseo y lo que he transmitido desde hace tiempo. Estoy contento con el rendimiento de los jugadores, unos han brillado más que otro. Pero entiendo que los que brillan menos tienen mucha aportación para que sus compañeros brillen más. Entiendo que hay jugadores con menos participación y que el mercado de invierno abre las puertas a los que buscan más minutos. Yo no quiero nada ni he pedido nada, sino mantenernos con los que estamos. Solo si alguien sale por este motivo de búsqueda de minutos, que es probable, tengo la tranquilidad de que la secretaría técnica está trabajando bien desde hace meses.

–¿Pueden marcar los primeros partidos de la dura segunda vuelta el objetivo final de Unionistas?

–Nunca se saben dónde vas a tener los mejores momentos de la segunda vuelta. Un ejemplo es la primera, que en los meses más complicados por perfiles de rivales empezamos a sacar puntos. Pero si conseguimos hacer este primer cuarto de la segunda vuelta bueno, encaminaríamos mucho todo por los puntos que ya tenemos. Un buen arranque me haría ser muy optimista para la parte final de la temporada.

–Con 28 puntos ya en la mochila, ¿se piensa solo en  los 45 que asegurarían casi la permanencia?

–Sí. El objetivo es la salvación y cuando tengamos 48 puntos, que para mí son los que hay que hacer porque todos rivales suman mucho, ya veremos lo que queda por delante y hasta dónde podemos llegar. Pero mientras no lleguemos a ellos, el reto es la salvación. Para mí, el partido del domingo, y luego el siguiente y el siguiente, ese es el reto.

–¿Qué equipos le ha sorprendido más en esta primera vuelta en los enfrentamientos con Unionistas?

–Las Palmas Atlético lo hizo, del Fuenlabrada me impresionó su nivel y otros recién ascendidos como el Adarve y el Inter de Madrid.

–¿Y tácticamente?

–Uno de los que me gusta tácticamente es el Guijuelo, Las Palmas también mucho en este sentido o el Fuenlabrada.

¿Y el más incómodo y del que se libraría de jugarle en la segunda vuelta?

–Del Real Madrid Castilla.

– ¿Le sorprendió cuando Unionistas le ofreció tan pronto la renovación? ¿Le da seguridad?

–Me alegro y no solo por continuar, sino por el reconocimiento a mi trabajo. Esa es mi satisfacción. Lo que aporta es la continuidad al proyecto deportivo que se quiere desde el club y empezar a desarrollarlo desde la seguridad que puede dar que siga el entrenador. Estoy centrado en el presente pero desde la continuidad se puede fortalecer más el desarrollo del proyecto porque entiendo que el fútbol es siempre muy complejo. Yo no pienso en la tranquilidad de tener otro año, soy muy del presente, y renové por lo a gusto que estoy en Unionistas, trabajo muy a gusto aquí y eso es esencial en la decisión pero no lo digo por seguridad porque el fútbol en sí es muy poco seguro. Si el proyecto camina seguro, uno tiene más posibilidades de hacer mejor su trabajo.

Es decir, que le ilusiona el proyecto que le han vendido para el año que viene con el campo nuevo en el Reina Sofía.

–Yo creo que hay un buen proyecto dentro de las posibilidades del club, de la humildad de este club, que se sostiene por el gran trabajo de los dirigentes y el grupo de trabajo de alrededor. Dentro de ello, hay un proyecto sólido, seguro, que ilusiona... Vamos a tener un estadio nuevo, confort en el trabajo... y luego las miras del club y cómo desarrollar todo el proyecto.

 

Fotos

Vídeos