FÚTBOL - Segunda B

Puntazo de los que le gustan a Unionistas ante la Cultural Leonesa (1-1)

Ribelles conduce el balón ante un rival de la Cultural. PEIO GARCÍA /LEONOTICIAS.COM/
Ribelles conduce el balón ante un rival de la Cultural. PEIO GARCÍA /LEONOTICIAS.COM

El equipo de Aguirre rompe la racha de tres derrotas logrando un meritorio punto en el Reino de León tras el tanto de Admonio para alejarse a siete puntos del descenso

OPTALeón

Unionistas consiguió comenzar enderezar el rumbo de este 2019 con un meritorio empate en su visita a tierras leonesas para enfrentarse a una desnortada Cultura Leonesa. El choque tuvo dominio alterno del mismo modo que prevalecieron las ocasiones y la intensidad por encima del buen juego.

De esta forma, Unionistas pone fin a la racha de tres derrotas consecutivas y lo hace con un punto de los que le gustan a los de Aguirre, ante uno de los mejores rivales de la categoría que son ante los que no suele fallar el conjunto blanquinegro en esta temporada de debut en la categoría de bronce. El técnico asturiano sorprendió con algunas novedades en el once como la entrada de Gallego en el lateral por Góngora, con Blas Alonso en el lateral derecho y Piojo de extremo.

Los primeros compases tuvieron color leonés por los cuatro costados sobre el terreno de juego. Los pupilos de José Manuel Aira salieron mandones con un esquema dominador muy claro encerrando en su campo a los hoy vestidos de verde. Así llegó la primera ocasión local gracias a un disparo de Saúl que se estrelló en la zaga charra. Cinco minutos después era Ortiz el que se animaba con un remate alto y como, a la tercera fue la vencida, fue al borde del minuto 15 cuando el equipo leonés inauguró el luminoso. Lo hizo en uno de los golazos de la jornada con Sergio Marcos luciendo visión de juego para filtrar un pase sobre el que Ortiz picó con suavidad batiendo a Molina.

Acusó el mazazo del once de Unionistas que, por momentos, no encontraba su sitio en el césped. Fue media hora de absoluto mando por parte de una Cultural que aparte tuvo ocasiones para dejar el choque visto para sentencia. Sin embargo, a los Señé, Ortiz y Dioni les faltaba una marcha más y clarividencia cuando asomaban al balcón del área defendida por Molina.

Al paso por la media hora de juego, le tomaba el pulso al partido el equipo visitante. Volvía Javi Navas a la que se fue casa en lo que fue un encuentro de actividad y de intensidad. Fue el 7 salmantino el que tuvo las ocasiones más claras al paso por vestuarios. Primero, un remate durísimo que repelió Palatsí. Después, una cabalgada por banda con un centro pasado al que no llegó De la Nava. Justo antes del descanso, se reponía la Cultural con Señé descerrajando un disparo sobre el que respondía con acierto Molina.

El segundo acto mostró todas las carencias de una Cultural aquejada de desidia y falta de confianza. Las buenas sensaciones con las que se fue Unionistas al descanso se tradujeron en buen juego y oportunidades para los de Roberto Aguirre. La primera, un disparo durísimo de Rivelles que Palatsí sacaba sobre la línea de gol. Poco después, una triangulación entre De la Nava y Andrés en la que, de nuevo, Palatsí se mostraba rápido y atento. Eran los mejores momentos para un conjunto visitante que, cada vez, veía más cerca el empate.

Pese a ello, los leoneses son un equipo con mucha pegada y que, en cualquier momento, podían sentenciar el duelo. Prueba de ello fue el balón aislado que recogió Dioni convirtiéndose en una ocasión clarísima si no llega a ser por la intervención en última instancia de Molina. Cinco minutos después, Admonio volvía a poner luz sobre las debilidades de ese gigante con pies de barro llamado Cultural Leonesa. El central guineano culminaba un brillante partido aprovechándose de la pasividad de la zaga local en las jugadas a balón parado. Empate a uno rematando de cabeza sobre Palatsí a falta de cuarto de hora para la conclusión.

Quince minutos que se hicieron larguísimos porque los de Aira volvieron a encerrar a su rival en su propio campo. Fueron unos instantes de constante asedio donde la Cultu rozó el gol y metió toda la dinamita que le quedaba en el banquillo. Capilla, Hugo y Aridane para acabar en ataque y volcados. La primera ocasión la tuvo la torre de Vecindario en un centro de Dioni que Aridane no supo aprovechar. Acto seguido, era Sergio Marcos quien lo probaba a media distancia con Molina evitando el segundo gol leonés. Y ya con el tiempo consumido, un balón aéreo no supo culminarlo el propio Aridane para festejo de una grada salmantina que, durante buena parte del partido, convirtió el Reino de León en su propio estadio.