Puigdemont premia desde Berlín la ofensiva catalana por el Archivo

Josep Cruanyes, en una imagen de archivo./EL NORTE
Josep Cruanyes, en una imagen de archivo. / EL NORTE

Propone conceder la Creu de Sant Jordi, máxima distintición de la Generalitat, al fundador de la Comisión de la Dignidad, Josep Cruanyes

RICARDO RÁBADE / WORDSALAMANCA

El expresidente de la Generalitat catalana y prófugo desde finales de octubre de 2017 de la justicia española, Carles Puigdemont, no se ha olvidado desde su actual exilio en Berlín de uno de los conflictos territoriales que más avivó el movimiento nacionalista catalán a lo largo de las dos últimas décadas, como fue la reclamación por parte de la Generalitat y de diferentes colectivos sociales y políticos de aquella Comunidad Autónoma de los documentos catalanes correspondientes al periodo republicano y de la Guerra Civil que fueron expropiados por el régimen del general Franco y que se encontraban depositados en el Archivo de la Guerra Civil de Salamanca.

Puigdemont mantiene viva en su mente la reivindicación catalana por el Archivo, que se tradujo en este siglo en el traslado y la entrega al Govern desde el año 2006 en varias remesas de más de 400.000 fondos que se encontraban almacenados desde hace décadas en el Palacio de San Ambrosio, transformado actualmente en una de las sedes del Centro Documental de la Memoria Histórica.

El expresidente prófugo incluye en su lista a la monja independentista Sor Lucía Caram

Una prueba evidente de todo ello es que Puigdemont anunció semanas atrás desde la capital alemana, apoyándose en su supuesta legitimidad y en su rocambolesca autoridad como presidente del autodenominado Gobierno catalán en el exilio, la concesión de la Creu de Sant Jordi –la máxima distinción que viene otorgando la Generalitat desde el año 1981– a 18 personas por sus incansables servicios a Cataluña, entre los que sobresale el presidente de la Comisión de la Dignidad, el abogado e historiador Josep Cruanyes. Dicha comisión se constituyó en junio de 2002 y se convirtió desde su primer momento en la principal plataforma ciudadana que abanderó e impulsó de forma persistente la reclamación catalana por los fondos del Archivo salmantino. Además de Cruanyes y de los otros 17 seleccionados, la lista se ampliaba con la propuesta de concesión de la Creu de San Jordi para otras 18 instituciones y entidades.

Formaban parte de la lista de galardonados nombres especialmente polémicos, como la controvertida monja argentina Sor Lucía Carman, conocida por jactarse públicamente de sus tesis independentistas. Sin embargo, la entrega de todas estas distinciones no se ha podido materializar –normalmente la ceremonia tenía lugar en mayo– dado que Puigdemont se encuentra huido de la justicia. Todo apunta a que el nuevo presidente y delfín de Puigdemont, Quim Torra, hará suya la lista propuesta por el mandatario exiliado en el futuro reparto de las nuevas Creu de San Jordi, una vez que Torra ha logrado formar Gobierno y se ha extinguido la aplicación del artículo 155.

Activista

Desde el mismo instante de la fundación de la Comisión de la Dignidad, Cruanyes ha desempeñado un papel fundamental en la estrategia para el retorno a Cataluña de los denominados 'papeles de Salamanca'. Participó en manifestaciones y concentraciones, organizó ruedas de prensa para trasladar y explicar a la opinión pública las reivindicaciones catalanas y entabló acciones judiciales en nombre de la Comisión de la Dignidad en defensa de la causa catalana y para denunciar las trabas impuestas por el Ministerio de Cultura a la hora de facilitar la devolución de los legajos, manteniendo una estrecha colaboración en todo momento con la Generalitat, especialmente con los sucesivos consejeros de Cultura del Govern.

La labor de Cruanyes al frente de la Comisión de la Dignidad ha tenido continuidad con su actual faceta como vicepresidente de la Asamblea Nacional Catalana (ANC), una organización independentista cuyo anterior presidente y actual diputado de Junts Per Catalunya, Jordi Sánchez, en encuentra en situación de prisión preventiva en la cárcel de Soto del Real. Cruanyes es autor también del libro 'Los papeles de Salamanca. La expoliación del patrimonio documental de Cataluña (1938-1939)'.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos