El PSOE revela que la lista de espera para una mamografía supera los 300 días

María García, Fernando Pablos y Rosa Rubio comparecen ante los periodistas en la sede del PSOE. /WORD
María García, Fernando Pablos y Rosa Rubio comparecen ante los periodistas en la sede del PSOE. / WORD

Los pacientes aguardan 110 días para una intervención quirúrgica y las citas ordinarias para endoscopias tienen una espera de año y medio

RICARDO RÁBADE / WORDSALAMANCA

El PSOE volvió a denunciar ayer el grave deterioro de la sanidad pública salmantina. Lo hizo en una rueda de prensa por boca de sus procuradores regionales, Fernando Pablo y Rosa Rubio, y la secretaria del área de Sanidad de la Comisión Ejecutiva provincial, Rosa Rubio.

Fernando Pablos aportó dos datos que tildó de «escandalosos», como es el hecho de que el tiempo de espera para la realización de una mamografía son «más de 300 días» y que el tiempo de espera para una intervención quirúrgica ascienda a 110 días, la más elevada de toda Castilla y León.

El elenco de negativos indicadores engloba más aspectos. Por ejemplo y según detalló María García, en endoscopias se están dando citas preferentes para el mes de noviembre, mientras que los pacientes tienen que esperar hasta año y medio para una cita ordinaria para una endoscopia.

Ante estas «alarmantes» realidades, el PP y Ciudadanos tienen dos caminos, como es «mentir» como están haciendo, o «poner remedio».

En su intervención, Fernando Pablos también remarcó que «todos» los médicos de Medicina Interna que acabaron la formación MIR en Salamanca se han marchado a otras comunidades autónomas para trabajar, porque en esas regiones se les ofrecen unas buenas condiciones que «aquí no hay». En ese sentido, señaló que «los datos publicados por la Junta no coinciden con la realidad y son incompletos» y ahora están manejando «una nueva terminología que no se entiende». Además, ejemplificaron que en las listas de Atención Especializada «solo se refleja la primera consulta», no el resto de citas para seguimientos. Pablos elevó el tono de sus críticas cuando denunció que actualmente hay más de 24.000 salmantinos en situación de lista de espera, lo que supone un 7,41 por ciento de la población salmantina.

Por su parte, María García estimó que «no es de recibo la manipulación que se está haciendo de los datos para justificar lo injustificable»». A su juicio, «se están incumpliendo los plazos de atención a los pacientes», por lo que enfatizó que esas demoras agravan la salud de los salmantinos, dado que «retrasan tratamientos y pruebas y se aumentan los riesgos». Asimismo, se refirió a los planes, como el Pericles, o las derivaciones de las intervenciones quirúrgicas a las clínicas privadas que «no están funcionado». El problema, según subrayó, es «de recursos, de capacidad de organización y gestión».

María García también se refirió al Hospital salmantino «de nivel 4» como él único en Castilla y León de estas características, como mayor docencia y especialidades de referencia. Sin embrago, lamentó el desfase tecnológico que ha padecido y que haya perdido una parte importante de la plantilla desde 2009. También puso de relieve que todos los veranos se cierran agendas y no se dan citas para consultas de especialistas y pruebas diagnósticas, se bloquean camas y se cierran plantas hospitalarias, no se renuevan profesionales y ni se cubren las bajas por enfermedad o vacaciones.