El PSOE llega a la Alcaldía de Béjar de la mano de Mª Elena Martín Vázquez

La nueva Corporación municipal de Béjar, con María Elena Martín Vázquez, en el centro, de blanco. /M. J. GUTIÉRREZ
La nueva Corporación municipal de Béjar, con María Elena Martín Vázquez, en el centro, de blanco. / M. J. GUTIÉRREZ

Gracias a los votos de los dos concejales de Tu Aportas Béjar y de la edil de Ciudadanos arrebata el cargo de alcaldesa al popular Alejo Riñones

MARÍA JESÚS GUTIÉRREZ / WORDBéjar

María Elena Martín Vázquez ya es la nueva alcaldesa de la ciudad de Béjar gracias a los votos que ayer obtuvo, durante el pleno de constitución del Ayuntamiento, de los miembros de su partido, el PSOE, pero también de los dos concejales de Tu Aportas Béjar y de la edil de Ciudadanos, consiguiendo 9 votos frente a los 8 que obtuvo Alejo Riñones, candidato del Partido Popular y alcalde hasta ese momento. Y aunque ésta era una noticia que ya se había dado a conocer la noche antes (que obtendría el apoyo de Cs que era el que le faltaba para arrebatar el cargo al PP y por tanto llevar el cambio a la ciudad), no fue hasta que Alejo Riñones leyó la novena papeleta con su nombre cuando se hizo realidad. Momento en el que el salón de plenos retumbaba por los aplausos que, incluso, impedían escuchar al presidente de mesa leer el resto de papeletas.

Y es que la votación se realizó de forma secreta y cada uno de los concejales tuvo que escribir en un papel en blanco el nombre de uno de los cuatro candidatos a alcalde: Alejo Riñones, por el PP; María Elena Martín, por el PSOE; Javier Garrido, de Tu Aportas Béjar; y Francisca Andrés, por Ciudadanos; y meter su elección en la urna.

Un proceso que llegó después de que cada uno de los concejales juraran (en el caso del PP) o prometieran (opción elegida por el resto de partidos) su cargo con la mano sobre la Constitución.

Una vez conocido el nombre de la nueva alcaldesa, Alejo Riñones le entregó el bastón de mando y la medalla; momento en el que Martín Vázquez rompió el protocolo, como ella misma afirmó, para manifestar que ese bastón no era sólo de ella sino de todos los bejaranos.

A continuación, y una vez que intercambiaron los asientos asignados en el salón de plenos entre los miembros del PP y del PSOE, se procedió a entregar las medallas a cada uno de los ediles que los acreditan como tal; para dar paso a los discursos de cada uno de los portavoces de los diferentes partidos.

Comenzó la edil de Ciudadanos, Francisca Andrés, quien quiso ser breve, pero no por ello menos incisiva, pues denunció el acoso y derribo al que se había visto sometida desde el pasado 27 de mayo. Aún así, agradeció el cariño recibido de sus compañeros y afirmó que en todo este tiempo «no he sucumbido, sigo de pie» porque la intención de su partido es que «todos los bejaranos se ilusionen de nuevo y Béjar brille como se merece», algo que «estoy convencida que entre todos lo lograremos»; por lo que mostró su «plena disposición» para ello.

Cambio de modelo

El portavoz de Tú Aportas Béjar (TAB), Javier Garrido, destacó que ayer arrancaba una legislatura «crucial» para el futuro de la ciudad, en la que se debe dar un «cambio de modelo» no sólo de ciudad sino también en las relaciones con las personas, apostando por la excelencia y el futuro de los jóvenes.

Una legislatura que «debe acabar con las caras de soberbia y forma de actuar del anterior equipo de Gobierno», el cual «dirá que esto es un pacto de perdedores, pero nada más lejos de la realidad»; es, afirmó, «un cambio que han pedido los votantes». Y recordó que TAB es una agrupación municipalista que busca soluciones y mira al futuro. «Es un partido nuevo, sin excisiones de nada ni de nadie; y sus decisiones son fruto de acuerdos asamblearios». Por ello, hizo hincapié en que la política no es un intercambio de cromos.

Sobre el apoyo dado a Elena Martín, aclaró que era un «apoyo de investidura que consideramos clave para el cambio de la ciudad» y que ahora será necesaria «la colaboración mutua», porque no se trata de «un cheque en blanco», pues se deben a sus votantes, que creyeron en un partido (TAB) que también significa trabajo, abnegación y bejaranismo. Por ello, apostó por el diálogo frente a la confrontación, por el sacrificio y la renuncia para mirar de frente a los problemas y aprovechar el tiempo durante esta nueva etapa del Ayuntamiento, en la que prime «la participación, el consenso, el diálogo y el respeto».

Alejo Riñones, por su parte, quiso recordar a la nueva alcaldesa, a la que felicitó, que comienza ahora un «duro camino de esfuerzo, dedicación y mucho trabajo», que es lo que ha hecho el PP hasta ahora para, por ejemplo, reducir la deuda de 5,5 a 1,3 millones de euros; para reducir el paro de 3.588 a 1.127 personas; para poner en marcha proyectos de gran importancia, con «casi 13 millones de euros para ejecutarlos»... Trabajo que, afirmó, el PP seguirá realizando desde la oposición, «porque es lo que sabemos hacer».

Pero, además, Riñones tuvo palabras para la edil de Ciudadanos, cuyos 658 votos han quitado la posibilidad de gobernar a la lista más votada, afirmó; pero sobre todo criticó su forma de actuar, que no les ha dado la oportunidad de negociar y presentó «una propuesta indigna para cualquier persona», «vetando al alcalde» y a otros concejales para «anteponer motivos personales a sus ideales políticos». De esta forma ha propiciado un gobierno que no durará, «como ha pasado en Ciudad Rodrigo y la próxima legislatura volverá a ganar el PP con mayoría absoluta», concluyó.

Cerró las intervenciones la nueva alcaldesa, quien dio las gracias a Cs y TAB por apoyar su candidatura y «propiciar así el cambio de equipo de Gobierno que Béjar necesita», así como a la Agrupación Socialista y a todos los que la han respaldado.

Gana la democracia

Y manifestó que comienza «un nuevo ciclo político en Béjar», «no de perdedores» sino un ciclo en el que «gana Béjar y la democracia»; e hizo referencia a que el «no tener mayoría absoluta no es un problema sino una fortaleza» porque ahora será «imprescindible el diálogo para conseguir un futuro esperanzador y moderno» para «poner a Béjar en la vanguardia con una mentalidad positiva y arrimando todos el hombro».

De esta forma, hizo referencia a todo lo que hay que conseguir, como mantener los servicios básico, volver a hacer de Béjar el centro de la comarca aprovechando su situación geográfica..., pero «siempre con alguna de miras». Y manifestó ser consciente de «lo mucho que hay que hacer y que no es fácil, pero asumo la responsabilidad y pondré todo mi empeño, coraje y tenacidad».

Asimismo, manifestó que el sustento de su gobierno será «la participación y la transparencia», para lo que es imprescindible el diálogo con el resto de grupos políticos, a los que tendió la mano, para ser todos como una «gran familia, en la que todos opinan y cuentan». Y participación también de los ciudadanos. Respecto a la transparencia, recordó que lleva 12 años como concejal, pero llega «sin cargas ni herencias ni deudas, con las manos limpias y ligera de equipaje y así será cuando me tenga que ir».

Por último, hizo referencia a unas palabras de Pablo Iglesias de junio de 1912, que decían que hay que luchar por medio de la razón no de los impulsos, y eso harán ellos para «recuperar el futuro de Béjar».

El acto finalizó con el himno de Béjar interpretado por la Banda Municipal de Música.