El PSOE denuncia que Sacyl usa el hospital de la Santísima Trinidad como «sucursal»

Imagen del acceso de la Santísima Trinidad facilitada por el PSOE./WORD
Imagen del acceso de la Santísima Trinidad facilitada por el PSOE. / WORD

Afirman que el centro emplea carteles y logos de la sanidad pública y exigen a la Junta que mejore los recursos para los hospitales

REDACCIÓN / WORDSALAMANCA

El PSOE cargó ayer contra la Consejería de Sanidad y sus gestores por «consentir» que un centro hospitalario «totalmente privado» (la Santísima Trinidad) utilice en su puerta de acceso «logos y emblemas del Sacyl en una nueva y clara apuesta de la Junta y el PP por la sanidad privada en detrimento de la pública».

La Secretaría del Área de Sanidad del PSOE de Salamanca muestra «su total discrepancia con la política de la Junta» y su «empecinamiento por seguir destinando partidas presupuestarias a clínicas y hospitales privados para que realizan intervenciones quirúrgicas, en vez de destinarlas a la sanidad pública para acabar con las listas de espera». Así, se generan «situaciones tan confusas como que en la entrada de centros médicos u hospitales privados» se luzca «el emblema y el logotipo del Sacyl que representa a la sanidad pública y por tanto se haga un uso indebido, cuando menos inapropiado, de lo público».

Los socialistas consideran que es «inadmisible» que el gobierno regional «continúe con su afán en Salamanca por seguir destinando, y alardear de ello, fondos a la externalización de intervenciones quirúrgicas en hospitales privados mientras mantiene infrautilizados hospitales públicos mediante el cierre de quirófanos y recortes de derechos laborales y del número de profesionales en sus plantillas».

Para el PSOE las listas de espera «no son un problema coyuntural como quiere hacer ver la Consejería de Sanidad, sino estructural» y se deben a «la falta de recursos hacia la sanidad pública» y a la «inadecuada e ineficaz gestión sanitaria».

Es «difícil de entender» que los hospitales públicos «no estén funcionando por las tardes o fines de semana y solamente se estén limitando a las urgencias durante determinados horarios, y a los enfermos hospitalizados, con las graves listas de espera que tienen».

Derivaciones

Y en esta misma línea, los socialistas consideran que «no se puede forzar y obligar a los pacientes a aceptar una operación en la sanidad privada para reducir su tiempo de espera sabiendo que es en la sanidad pública donde se tienen los mayores controles de seguridad y calidad».

A la Junta y al Gobierno regional «se les olvida informar que cuando desvía un paciente a la privada, el seguimiento de su proceso quirúrgico no será controlado por el médico que le ha intervenido, ni tampoco en el caso de que hubiera complicaciones, sino por la sanidad pública y, por tanto, el coste de esa intervención se duplica».

Los pacientes, además, «tienen derecho a ser atendidos en los hospitales públicos y es injusto que desde los responsables sanitarios de la Junta se busquen estrategias y artimañas para obligarlos a ser intervenidos en la sanidad privada bajo la amenaza de ser enviados al final de la lista de espera». Los socialistas salmantinos consideran que el Complejo Asistencial «tiene capacidad para asumir estas intervenciones quirúrgicas desviadas a la sanidad privada mediante una mejor gestión de los recursos y la financiación».