El PSOE denuncia el «caos» de la Sanidad en Salamanca y acusa a la Gerencia de mentir

María García y Fidel Francés, responsables de Sanidad y Estado de Bienestar del PSOE de Salamanca. /WORD
María García y Fidel Francés, responsables de Sanidad y Estado de Bienestar del PSOE de Salamanca. / WORD

Cierre de camas y de una planta completa, falta de personal y demoras en Atención Primaria ponen «en peligro la vida de los ciudadanos» y «desborda» a los trabajadores

ROSA M. GARCÍA / WORDSALAMANCA

Finalmente, son 73 las camas que se han cerrado este verano en el Complejo Asistencial de Salamanca e incluso una planta entera, la sexta de Traumatología en el Hospital Virgen de la Vega. Un cierre «indiscriminado» que «pone en peligro la salud y la vida de los ciudadanos» y que afecta a los trabajadores, que están «desbordados». Así lo afirmó ayer María García, responsable de Sanidad del PSOE salmantino, que junto con Fidel Francés, secretario del área de Defensa de Bienestar, denunciaron la «situación de absoluto caos» y «el deterioro» de la sanidad pública en Salamanca.

García quiso desmontar «las mentiras» de la Gerencia, recordando, en primer lugar, que dijeron que durante el verano -1 de julio al 30 de septiembre- se cerraban unas 50 camas y que se aplicaba un nuevo modelo que consistía en no bloquear plantas, solo camas que estarían disponibles en caso de necesidad. Esta es «la primera mentira; se ha cerrado completamente una planta» y de momento «73 camas», que «pueden estar disponibles, pero no el personal».

En concreto, según los datos del PSOE, se han cerrado 30 camas en el Clínico en las plantas sexta y séptima, 23 en el Virgen de la Vega -la planta sexta- y 20 en las plantas primera y cuarta de Los Montalvos.

Desde la Gerencia se asegura que la adecuación de camas surge por la disminución de pacientes durante el verano y «no es cierto, las enfermedades no conocen épocas», porque «sí es cierto que hay menos gripes o bronquiolitis», pero «aumentan otro tipo de patologías de verano, además de los accidentes de tráfico».

«La tercera mentira» es que la Gerencia «también dice que este sistema organizativo mejora el confort del paciente y que la valoración por parte del personal sanitario es positiva, ya que se organizan por turnos y vacaciones sin tener que cambiar de unidad. «No sé con quién hablarán», afirmó García, porque «no se corresponde con la realidad». Según aseguró «el personal de la sexta planta está recolocado por diferentes unidades, así como el de otras plantas que han disminuido sus camas y se están produciendo problemas tanto para los trabajadores como para los usuarios». El personal está «desbordado y estresado» y se ya hay «bajas por ansiedad».

Pacientes deambulando

En cuanto a los usuarios, añadió, la mayoría de días «los pacientes tienen que esperar varias horas en los servicios de urgencias o las salas de espera para que les asignen una cama y muchos de ellos no son atendidos en la unidad que le corresponde a su patología y están deambulando de una planta a otra, al igual que los médicos». Como «no hay suficientes camas, se ingresan en la CMA», que son para corta estancia y que «se está llenando de pacientes con diferentes patologías» y «no están preparadas».

En definitiva, «los cierres de camas tienen sus consecuencias, no solo se deteriora la calidad asistencial, sino que tenemos un nuevo repunte de las lista de espera». Desde el PSOE «desconfiamos de los datos del Sacyl y la Gerencia», ya que «sabemos que las agendas están cerradas en muchas especialidades» y que los volantes «siguen estando en el buzón de espera».

A todo esto, García añadió los problemas que surgen en las zonas rurales, con la falta de sustituciones de médicos y con listas de espera para consultas de unos diez días.