El PSOE afirma que su oposición será «firme, vigilante y constructiva»

El Grupo Municipal Socialista, durante el pleno de constitución de la nueva Corporación. /LAYA
El Grupo Municipal Socialista, durante el pleno de constitución de la nueva Corporación. / LAYA

Los socalistas insistirán en su defensa del cambio político «manifestado en las urnas», con propuestas que respondan a los intereses y a las demandas de la ciudadanía

REDACCIÓN / WORDSALAMANCA

El Grupo Socialista en el Ayuntamiento de Salamanca se ha organizado para ejercer una oposición «firme, vigilante y constructiva» con el objetivo de representar a los salmantinos partidarios del cambio político y de defender los intereses y las demandas de toda la ciudadanía.

Según informó el PSOE a través de un comunicado, José Luis Mateos, como portavoz del Grupo, ha comunicado a su equipo de concejales la distribución de las diferentes áreas de trabajo, con María Ángeles Recio como portavoz adjunta y encargada del área de Educación y Relaciones con las Universidades.

El organigrama reserva a José María Collados, las áreas de Barrios, Participación Ciudadana, Microgestión, Tráfico y Transportes, mientras que María García se encargará de Cultura, Salud Pública, Consumo, Mercados e Igualdad; con Juan José G. Meilán en Servicios Sociales, Mayores, Policía, Bomberos, Promoción Económica y Atracción deInversiones.

Por su parte, la edil María Sánchez se hará cargo de Contratación, Empleo y Régimen Interior; Álvaro Antolín, de Urbanismo, Patrimonio, Vivienda, Festejos, Juventud y Coordinación con el Alfoz; Erica Polo, de Turismo, Comercio y Deportes; Marcelino García, de Economía, Hacienda y OAGER; y María Jesús Santa María, de Medio Ambiente, Desarrollo Sostenible, Parques y Jardines.

El PSOE distribuye las áreas de trabajo, con María Ángeles Recio como portavoz adjunta

«Los diez ediles socialistas que forman parte de la nueva Corporación comenzarán así a desarrollar una función paralela de control de la actividad del equipo de Gobierno, en manos de PP y Ciudadanos, en cada ámbito de competencia municipal», precisan.

Con esta organización de funcionamiento interno, los socialistas realizarán un «seguimiento exhaustivo» de las decisiones que adopten PP y Ciudadanos con el objetivo de solicitar mayor transparencia e información pública, denunciar actuaciones opacas, detectar posibles mejoras o alternativas y reclamar mayor planificación y participación en los proyectos municipales «cuando sea necesario».

Según las mismas fuentes, además de la labor de «supervisión y vigilancia permanente» de la acción de Gobierno, el Grupo Socialista asume la función de «liderar» iniciativas, propuestas y soluciones que mejoren la calidad de vida de los vecinos de Salamanca.

Para ello, continúan los socialistas, buscará el consenso con el resto de grupos y exigirá su cumplimiento para que las medidas presentadas por el PSOE que sean aprobadas no queden sobre el papel «y sean realmente útiles y beneficiosas para la ciudadanía».

Capacidad de diálogo

El portavoz socialista recuerda que su Grupo fue «el que mayor capacidad de diálogo y acuerdo» demostró durante la pasada legislatura en los plenos municipales, con más de cien mociones aprobadas, en su mayoría, por unanimidad; una línea de trabajo en la que pretende continuar, al igual que en la defensa de un modelo de ciudad «participativo, humano y centrado en ofrecer oportunidades de empleo para luchar contra la despoblación».

«En esta nueva etapa, con mayor representación en el Ayuntamiento de Salamanca gracias a la confianza de los votantes, el PSOE va a liderar y a canalizar la voluntad de cambio expresada en las urnas. Es lo que la ciudadanía espera de nosotros, que sigamos a su lado, en las instituciones y a pie de calle, y que lo hagamos con firmeza en el control del gobierno, dignidad en nuestras actuaciones y sensatez en nuestras propuestas», concluye José Luis Mateos.