Los psicólogos insisten en su inclusión en el sistema de Atención Primaria

Los Centros de Salud no cuentan con psicólogos de Atención Primaria, aunque en algunos sí hay Salud Mental, como el de Garrido /LAYA
Los Centros de Salud no cuentan con psicólogos de Atención Primaria, aunque en algunos sí hay Salud Mental, como el de Garrido / LAYA

La intervención psicológica de los trastornos mentales en los Centros de Salud reduciría costes y el abuso de fármacos, y mejoraría la salud de las personas

ROSA MARÍA GARCÍA / WORDSALAMANCA

Una de cada dos consultas en Atención Primaria (AP) son por problemas mentales. Solamente se derivan a atención especializada los trastornos más graves, alrededor del 10%; el resto, los más comunes, es decir, depresión y ansiedad son atendidas en AP por los médicos de Familia desde un modelo farmacológico. Diversos estudios e informes, así como la aplicación de este modelo en algunos países y comunidades, vienen demostrando que incorporar la figura del psicólogo en Atención Primaria para tratar los trastornos mentales comunes no solo es un tratamiento más efectivo, sino que, además, ahorraría costes en el sector sanitario, ya que reduce el gasto farmacéutico, y mejoraría la salud mental de las personas.

Sin embargo, este modelo no está implantando en la mayor parte del sistema sanitario español y mucho menos en Castilla y León, donde el Colegio Oficial de Psicólogos lo viene reclamando desde hace varios años en base a los beneficios que aporta. Uno de los profesionales implicados en esta apuesta en Juan Manuel Sánchez Fuentes, doctor en Psicología, que forma parte del Equipo de Atención Psicosocial de la Unidad de Cuidados Paliativos del Hospital de Los Montalvos de Salamanca, además de ser profesor asociado de la USAL.

«Los últimos estudios de la Organización Mundial de la Salud y de la Unión Europea demuestran que estamos sobre todos en Atención Primaria hipermedicando a los usuarios, cuando se ha visto que con la implementación de otros tipos de profesionales de la Psicología en los Centros de Salud, esos tratamientos basados en la evidencia, en la terapia cognitiva, son mucho más efectivos», afirma Juan Manuel Sánchez.

Alude en ese sentido al estudio PsicAP (Psicología en Atención Primaria), un proyecto piloto que se viene desarrollando en España, en la misma línea que lo que se hace en Reino Unido y otros países, donde este asunto «está mucho más avanzado y sí hay psicología en Atención Primaria».

El ensayo clínico PsicAP tiene como objetivo comparar el tratamiento psicológico frente al habitual que se realiza en Atención Primaria para el abordaje de los trastornos mentales comunes o alteraciones emocionales, como la depresión, ansiedad, estrés y somatizaciones que presentan casi la mitad de los paciente. Según explica Sánchez, hace un par de años este ensayo se puso en marcha en Madrid

Desde la OMS y la UE vienen «insistiendo mucho en países en los que como España no hay psicólogos en Atención Primaria, incorporarlos, ya que se ha visto que ese tipo de tratamientos son más efectivos, reducen costos y la psicofarmacología», es decir, «el dar pastillas de por vida para controlar depresión, ansiedad o somatizaciones, que es lo que más se suele ver en Atención Primaria».

Estos estudios muestran, explica, que 1 de cada 2 consultas de AP es por problemas mentales, no por problemas físicos; el médico de Atención Primaria, que está especializado en recetar para los síntomas físicos que se presentan, prescribe fármacos y a lo mejor la persona no lo necesita; quizás lo que está experimentando es una situación vital que le genera tristeza o angustia y le estoy recetando un ansiolítico o un depresivo cuando sería más efectivo sentarme con esta persona, hablar y razonar un poco con ella, qué está pasando, desde cuándo y qué cambios puedo hacer en mi forma de pensar, y enfocar esta situación para no depender tanto de fármacos», señala.

«Pero no se hace, a pesar de que tenemos toda la evidencia y las guías clínicas internacionales, estudios mundiales y europeos lo muestran, pero todavía nuestro sistema sanitario no está preparado para poder incorporar la atención Psicológica en las unidades de Atención Primaria, pero sí ahorraríamos costes y mejoraría la salud de las personas sin depender tanto de fármacos».

Según Juan Manuel Sánchez, «todavía queda mucho que andar en ese sentido. El 95% de los problemas que se producen en Atención Primaria no son cuestiones de vida o muerte y son problemáticas que con el tratamiento combinado, médicos-psicólogos de AP, podemos ahorrar costes, visitas sucesivas; sobre todo, personas mayores que acuden habitualmente, pero no es por algo físico, muchas veces necesitan a alguien con quién hablar. Eso un psicólogo y un trabajador social, es decir, con una buena intervención psicosocial, esa persona movilizaría sus recursos, sus redes de apoyo social y no estaría cada semana,... ahorraríamos tiempos de consulta, costes, dinero en fármacos, etc.», En definitiva, «acudir a mi médico si es físico y si es algo más emocional, al psicólogo o psiquiatra. Sería un cambio radical del sistema sanitario».