La provincia cuenta con más de 7.300 plazas residenciales para mayores

Las plazas residenciales en la provincia de Salamanca superan las 7.000, siendo la mayoría de titularidad privada. /WORD
Las plazas residenciales en la provincia de Salamanca superan las 7.000, siendo la mayoría de titularidad privada. / WORD

La mayoría son de titularidad privada, aunque las plazas públicas ofertadas se han incrementado casi en un 40% en diez años

R.M.G. / WORDSALAMANCA

La provincia de Salamanca cuenta con un total de 7.317 plazas residenciales para las personas mayores, según los datos de 2018 de la Consejería de Servicios Sociales de la Junta de Castilla y León. Las de titularidad privada superan a las que dependen de alguna institución pública. Así, 5.065 plazas residenciales son privadas; aunque hay que distinguir las que son con ánimo de lucro de las que no. La primeras son las más numerosas, con 3.288 plazas, mientras que las públicas cuentan con 2.252 plazas y las privadas sin ánimo de lucro con 1.777.

Las plazas residenciales públicas se han incrementado en más de un 39 por ciento durante los últimos diez años. En 2008 había 1.365 plazas, 887 menos que en la actualidad. Por su parte, las privadas ofertas unas mil plazas más que hace diez años: 2.395 con ánimo de lucro y 1.627 sin lucro.

En el conjunto de Castilla y León, las plazas públicas alcanzaban a finales del año pasado las 47.798m de las que 15.662 eran públicas, 19.010 privadas con lucro y 13.117 privadas sin lucro.

Los alojamientos residenciales son el recurso para atender las necesidades de las personas mayores con mayor nivel de dependencia o en las que la atención familiar no es posible. El resto de recursos públicos prestan atención a las personas mayores dependientes que viven en su entorno familiar, y que con determinados apoyos pueden permanecer en el entorno en el que han venido residiendo.

La Junta de Castilla y León cuenta con una amplia red de plazas residenciales distribuidas en 20 centros dependientes de la Gerencia de Servicios Sociales -San Juan de Sahagún en Salamanca- y numerosos centros concertados repartidos por toda la geografía regional.

Por otro lado, se encuentran las unidades de atención social de los centros de día, que son servicios de carácter preventivo y de promoción personal, dirigidos a personas mayores con un buen nivel de autonomía personal y funcional, a través de actividades informativas, socioculturales y de mantenimiento de la capacidad física y psíquica. La Gerencia de Servicios Sociales de Salamanca cuenta con tres centros de días en la capital, uno en Ciudad Rodrigo y otro en Béjar. En total, las plazas de estancias diurnas en la provincia de Salamanca alcanzaban las 577 el año pasado, por las 307 de hace diez años, es decir, se han incremento alrededor de un 80%. En el conjunto de Castilla y León, las plazas de estancias diurnas eran de 5.748, frente a las 3.751 de hace diez años.

Las estancias diurnas son un recurso que ofrece durante el día a las personas mayores que padecen limitaciones en su capacidad funcional, la atención integral, individualizada y dinámica necesaria para garantizar su calidad de vida así como el apoyo a familias.

Pero no todas las personas mayores necesitan vivir en una residencia o acudir a un centro de día; los avances en la atención sanitaria y en los servicios sociales han permitido que puedan vivir cada vez con mayor autonomía en sus domicilios habituales o en el de sus familiares cercanos; aunque en función de su dependencia requieren una atención de mayor especialización.

El nuevo modelo de atención a personas mayores está basado en la calidad de vida y pretende cubrir los deseos relativos a cómo quieren vivir las personas durante ese periodo de su vida. En la mayor parte de los casos quieren seguir viviendo en casa. Por eso, se ha puesto en marcha en la región el proyecto 'A gusto en mi casa', que ofrece a las personas con dependencia, discapacidad o enfermedad crónica los apoyos necesarios para que puedan permanecer en su domicilio.