Cómo proteger una catedral del fuego

Bóvedas y columnas de la Catedral Nueva. /LAYA
Bóvedas y columnas de la Catedral Nueva. / LAYA

El Cabildo catedralicio de Salamanca revela qué tipo de medidas de seguridad se aplican en la seo y cómo cooperan con los bomberos

D. BAJO / WORDSALAMANCA

La tragedia de Notre Dame ha hecho preguntarse a muchos salmantinos con qué tipo de medidas cuentan los edificios patrimoniales de la ciudad y si podría repetirse una situación semejante en nuestras calles. Salamanca no es París, pero cuenta con numerosos inmuebles monumentales que cobijan decenas de incunables, obras de arte y tallas sacras que deben protegerse.

El canónigo, responsable de obras y prefecto de Liturgia del Cabildo de Salamanca, Jesús Terradillos, explica que la Catedral cuenta con un plan de contingencia que se va adaptando las nuevas exigencias legislativas y de seguridad conforme se aprueban. El plan «no es fácil de cumplir, porque son edificios con muchos siglos, con dificultades de tipo constructivo... pero se van acomodando poco a poco». Además, hay que tener en cuenta el tamaño de la seo (15.000 metros cuadrados) «y lo que significa económicamente, ya que cuesta una cantidad importante de dinero» aplicar todas las medidas. La Junta ha ayudado con algunas intervenciones y empresas privadas como Iberdrola también han puesto de su parte, pero «la inmensa mayoría» de las reformas y de las actuaciones de seguridad corren a cargo del Cabildo.

Entre las intervenciones de este año destaca un «cambio importantísimo de instalaciones eléctricas». La Catedral Nueva tiene 19 capillas «y se ha mejorado la instalación en las 19, colocando cuadros diferenciales en cada una de ellas. Y, ayudados por Iberdrola, se han iluminado las cúpulas y las bóvedas. Eso es irse acomodando poco a poco».

Los cambios no sólo se aplican en las instalaciones eléctricas. La capilla de Santa Catalina, la de Santa Bárbara, la Sala Capitular, la Casa de la Cabeza... se han reformado a lo largo de los últimos años «según la normativa» en materia de seguridad. Jesús Terradillos añade que lleva «bastantes años» velando por la seguridad de la seo «y no he parado. Tratamos de avanzar y de adaptarnos a la normativa progresivamente, porque de golpe es imposible».

El Cabildo, sin embargo, no se queda ahí. Jesús Terradillos explica que la jefatura de bomberos de Salamanca les asesora periódicamente para actualizar los planes de emergencia y que a lo largo de la semana de Pascua (el día está por concretar) se reunirán de nuevo con ellos. La decisión se tomó tras lo sucedido en París.

Terradillos admite que «siempre hay temor» de que pueda desatarse un incendio como el de Notre Dame, pero la cubierta de Salamanca cuenta con una ventaja: su estructura es de hierro y hormigón, no de madera como la parisina. «Se cambió en los años 70», explica.

Resto de la ciudad

La ciudad de Salamanca cuenta con un Plan de Acción para proteger los edificios patrimoniales del casco histórico en caso de incendio, como parte del grupo de trabajo de protección contra incendios del Grupo de Ciudades Patrimonio de la Humanidad de España que se estableció tras el fuego declarado, en el año 2006, en el Archivo del Obispado de Tenerife, situado en la localidad de La Laguna.

El concejal de Protección Ciudadana, Tráfico y Coordinación Territorial, Emilio Arroita, subrayó ayer a Ical que el Plan de Acción del Ayuntamiento estipula «acciones para formar a los mandos y efectivos del Servicio de Extinción de Incendios y un protocolo de actuación para saber cómo acceder al inmueble patrimonial, qué hay que apagar primero, con qué elementos hay que sofocar ese fuego y qué bienes hay que sacar antes por nivel de protección».

El plan, que incluye además de la Catedral, todos los edificios y elementos «muebles o inmuebles» de la ciudad que cuentan con la declaración de Bien de Interés Cultural, también introduce medidas como la ampliación de los hidrantes en el casco histórico para «disponer de agua con diferente presión especializada para cada edificio histórico». De esta manera, el Ayuntamiento colocó 30 hidrantes en las inmediaciones de los edificios patrimoniales y adquirió un camión de menor tamaño para poder acceder a las calles del centro . A todo ello se unen las mejoras anuales del Plan de Acción, que se realizan tras las revisiones de los bomberos en cada edificio para comprobar los sistemas anti incendios y los protocolos de actuación, entre otras medidas de prevención.