Profesores jubilados se suman al VIII Centenario como voluntarios

El rector posa con profesores que alcanzaron la jubilación. /USAL
El rector posa con profesores que alcanzaron la jubilación. / USAL

La red engloba también a estudiantes y antiguos alumnos y juega un papel fundamental en iniciativas como las Carreras Populares

RICARDO RÁBADE / WORDSALAMANCA

Los actos que vertebran la programación conmemorativa del VIII Centenario cuentan con la participación de una red de voluntarios que, aunque no trascienden al primer plano de la actualidad informativa, juegan un papel fundamental para su organización y desarrollo.

Además de los propios estudiantes, la red de voluntarios de la efeméride está contando con la implicación de otros colectivos, como antiguos alumnos y también profesores ya jubilados que quieren ayudar al desarrollo de la programación. Por su parte, la Universidad les ofrece a todos estos voluntarios una formación específica cuando sea requerida, un seguro que cubre su actividad y, en el caso de los estudiantes de grado, una certificación con la que podrán obtener el reconocimiento de créditos ECTS que corresponda por actividades universitarias solidarias, de participación y acción social.

Todos estos voluntarios pueden colaborar en acciones puntuales, lo que se conoce como microvoluntariado, pero también a lo largo de todo el año, lo que sería, de hecho, un voluntariado reglado y regido por la ley que lo regula.

Además, la magna conmemoración, según destacó ayer la USAL, ha propiciado que haya personas que se hayan interesado por participar como voluntarios. Se les ha incluido en la relación de voluntarios que, además de aquella actividad por la que expresan preferencia, no tienen inconveniente en ayudar en alguna otra.

La oferta de la USAL en este sentido es muy variada. Antiguos alumnos de la asociación Alumni han colaborado con el circuito de carreras del VIII Centenario, en algunas de las exposiciones celebradas hasta ahora o, por ejemplo, en la reciente reunión de la Academia Alemana de la Lengua en el Colegio Arzobispo Fonseca.

La Universidad aseguró ayer sentirse «muy satisfecha» por el funcionamiento de un servicio que siempre puede contar con ayuda, incluso en épocas como la presente, en la que los estudiantes ya empiezan a preparar los exámenes. Es el Servicio de Asuntos Sociales el que canaliza el voluntariado y coopera, además, con diversas asociaciones de su entorno.

Además, la Universidad viene organizando campañas periódicas para estimular el voluntariado, pero lo que mejor funciona es la transmisión personal de la información entre los miembros de la comunidad universitaria.

El abanico de actividades que cuentan con la implicación de voluntarios del VIII Centenario incluye propuestas como Provincia Creativa, que desarrolla la institución académica en colaboración con la Diputación provincial, el voluntario ambiental en estrecha colaboración con la Oficina Verde de la Universidad, los mediadores en el ámbito de la salud, así como la propuesta denominada Cultura Abierta, donde estudiantes de Historia del Arte, en su afán por contribuir a la accesibilidad plena, ofrecen lecturas a gente con dificultades para hacerlo, como personas con discapacidad y refugiados.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos