Los profesores examinan a la Universidad y le conceden un notable alto

Los profesores lucen sus trajes académicos en la festividad de Santo Tomás de Aquino./LAYA
Los profesores lucen sus trajes académicos en la festividad de Santo Tomás de Aquino. / LAYA

El nivel de formación de los alumnos que ingresan en la USAL es el indicador peor valorado en la encuestas realizadas a los docentes

RICARDO RÁBADE / WORD

Los profesores del ocho veces centenario Estudio salmantino verbalizan su satisfacción por impartir clases en la que es la universidad más longeva y de más fecunda y fértil trayectoria de España. En términos globales, no se detecta ni una mala opinión ni se otea ninguna visión negativa de la institución académica salmantina, a donde acuden diariamente a lo largo de los meses del curso universitario para impartir clases e investigar en sus laboratorios y departamentos. Sin duda alguna, ésta es la conclusión más sobresaliente de la marabunta de datos que conforman los resultados que se desprenden de las últimas encuestas de satisfacción realizadas entre el personal docente e investigador de la Universidad, correspondientes al curso 2017-2018, que son los últimos datos que han sido cuantificados y ponderados. La Unidad de Evaluación de la Calidad de la USAL es la entidad encargada de efectuar este tipo de sondeos, siendo la responsable de proporcionar soporte técnico y apoyo metodológico a la definición y el desarrollo de los programas de mejora de la calidad que afectan a las diversas actividades institucionales de la Universidad de Salamanca.

Estas encuestas incluyen un amplio elenco de indicadores que tratan de calibrar y cuantificar la opinión real que tienen los profesores sobre su actividad profesional cotidiana en sus centros académicos de trabajo. El informe de la Unidad de Evaluación de laCalidad revela, por ejemplo, que los profesores otorgan en las respuestas de las encuestas una nota de un 4,65 –dentro de una escala de 0 al 5– al grado de satisfacción que experimentan en relación a la materia que están impartiendo, siendo ésta la puntuación más elevada obtenida dentro de este meticuloso proceso.

Además y como dato relevante, los docentes de los centros de la Universidad de Salamanca puntúan con un 4,40 cuando se les interpela sobre el nivel de satisfacción que sienten por su participación docente en el grado universitario al que se encuentran adscritos.

Carga docente

El elenco de buenas y gratificantes sensaciones, equiparables desde un punto de vista calificador al clásico notable, engloba también las respuestas correspondientes a la utilidad del sistema de tutorías, mereciendo un 4,07, al igual que ocurre en la pregunta sobre la carga docente, con otro 4,07 dentro de una escala del 0 a 5, es decir, un notable alto, que se traduce en un 8,16 empleando la tradicional baremación del 0 al 10.

Resultan también reseñables las valoraciones globales con las que se pronuncian los profesores en torno al grado de reconocimiento que merecen (3,96) o sobre la formación que recibe el profesorado (3,95), así como el 3,91 que resume las contestaciones a la pregunta en torno a si los resultados que generan los estudiantes son los esperados. También digna de especial mención es la valoración que emite el profesor sobre el estado de las instalaciones universitarias donde desarrolla su labor cotidiana, con un 3,83, idéntica puntuación que cosecha el ítem relativo a la eficacia que presenta la organización del grado universitario. Es decir, un destacado notable en todos los casos.

Estudiantes de laUSALse dirigen a sus facultades en el Campus Miguel de Unamuno.
Estudiantes de laUSALse dirigen a sus facultades en el Campus Miguel de Unamuno. / LAYA

Además, cabe remarcar también, a la hora de diseccionar el listado total de calificaciones que vertebran los resultados de estas encuestas de satisfacción efectuadas entre el personal docente e investigador de la Universidad de Salamanca, los indicadores referidos a los recursos que dispone el profesorado para desarrollar su labor –nota global de un 3,3– a la hora de valorarlos en su conjunto como suficientes.

Otro apartado que se pondera en la encuesta de satisfacción ahonda en la actitud que manifiestan la estudiantes en las clases, que es cuantificada con un meritorio 3,76. Además, las aulas donde se imparten las clases reúnen unas buenas condiciones o, por lo menos, así lo manifiestan los profesores, dado que nuevamente el sondeo arroja el equivalente a un notable, con una puntuación, de 0 a 5, de 3,74.

Coordinación

El elenco de segmentos analizados en las encuestas abarca aún más dimensiones. Por ejemplo, los profesores puntúan con un 3,61 cuando se les interroga sobre si sus alumnos están asimilando bien la carrera en la que se encuentran matriculada. La coherencia del plan de estudios del grado en cuestión cosecha un meritorio 3,59 –la calificación sigue sin desmarcarse del notable–, pero sin embargo el grado de coordinación entre el profesorado ya no alcanza el listón del notable, granjeándose un discreto 3,47.

Llama especialmente la atención, a la hora de profundizar en las conclusiones numéricas de las encuestas, que la calificación más baja –solo un 3,16– se refiere a la opinión que sustentan los profesores cuando se les interpela sobre si sus alumnos ingresan con una buena formación cuando llegan desde elBachillerato para estudiar en las facultades. Pese a ser la puntuación más baja, se encuentra a años luz del suspenso(éste sería menos de un 2,5).

Capítulo aparte es el grado real de participación de los profesores a la hora de colaborar con este tipo de encuestas. El informe confeccionado por la Unidad de Evaluación de la Calidad pone de manifiesto que los profesores que se mostraron más participativos en este sentido fueron los vinculados al grado de ComunicaciónAudiovisual, con un porcentaje de participación del 58,33%.En el segundo lugar, ocupando un peldaño absolutamente destacable, se aposentan los profesores del grado de Pedagogía con un 55,81%, mientras que en la tercera posición se erigen los profesores de Información yDocumentación con un 54,55%.En el cuarto lugar figuran los docentes de TrabajoSocial (47,37%) y en el quinto los profesores de Psicología (47,14%).

En el otro extremo de la balanza, donde aparecen retratadas las carreras con menor participación de sus profesores en este tipo de encuestas, afloran los profesores del doble grado de Derecho y Criminología, con un ínfimo 0,97% de participación.

Si el enfoque tiene como criterio catalogador el centro y no propiamente el grado, nos encontramos, según las tablas clasificatorias de la Unidad de Evacuación de la Calidad, que las facultades que irradiaron mayores porcentajes de participación fueron Psicología (45,38%) y Ciencias Sociales (41,12%), seguidas a continuación por la Escuela Universitaria de Enfermería yFisioterapia, con un 37,08%, y la Facultad de Educación con un 34,82%,.Por el contrario el centro menos participativo en este sentido fue la Facultad de Derecho, con únicamente un 16,96% de interés por estos cuestionarios.

Las encuestas de satisfacción que se llevaron a cabo entre el profesorado no se circunscribieron únicamente al ámbito de los grados universitarios, sino que también se les preguntó por sus opiniones a los profesores que están dando clases en los másters y en los doctorados. En términos globales, la puntuación final apenas difiere y oscila también dentro de los márgenes que caracterizan al notable.