Los profesionales de la fontanería y la calefacción sitúan a cien empresas en peligro en Salamanca

Un fontanero realiza ajustes en unas calderas./EL NORTE
Un fontanero realiza ajustes en unas calderas. / EL NORTE

Advierten las negativas consecuencias en el empleo y la actividad por la denominada 'guerra del gas' en las instaladoras en la provincia

REDACCIÓN / WORDSALAMANCA

La Asociación de Empresarios Salmantinos de Fontanería y Calefacción (AESFONCA) advierte del «grave impacto que tendrá para el empleo y para la actividad de las empresas instaladoras de gas en la provincia» la decisión tomada por Nedgia Castilla y León de suspender temporalmente todas las inversiones en las redes de gas.

En Salamanca, la asociación integrada en CONFAES cifra en un centenar las pymes afectadas por una medida «arbitraria, injustificada y que toma como rehenes a clientes y profesionales del sector». En este sentido, la patronal nacional CONAIF alerta que se perderán más de 100.000 puestos de trabajo en toda España a causa del parón.

La 'guerra del gas' que enfrenta a las gasistas y a la de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) cuenta con un nuevo capítulo en la provincia, tras la paralización de Naturgy (empresa matriz de Nedgia Castilla y León) a mediados de este mes de las actividades de captación y puesta en servicio de las instalaciones receptoras de gas natural.

Una batalla iniciada por las pretensiones de la CNMC, quien busca recortar entre un 18% y un 22% las retribuciones a la distribución, el transporte y la regasificación para el periodo 2021-2026, según el último borrador del regulador.

En las últimas dos semanas, AESFONCA ha recibido numerosas quejas de empresas instaladoras de gas salmantinas que «ven seriamente amenazada su continuidad, ya que un porcentaje significativo de su actividad radica en la instalación de nuevas acometidas de gas o en el cambio de calderas de calefacción a gas natural», explica Manuel Álvarez, presidente de AESFONCA.

Igualmente, la asociación que reúne a los profesionales de la fontanería, calefacción, gas y afines de Salamanca constata los «obstáculos deliberados en el comienzo de la prestación del servicio a nuevos usuarios de gas natural en Salamanca desde que comenzaran las diferencias entre la CNMC y Naturgy».

Una medida que prueba «el ánimo monopolista de una empresa que utiliza tanto a los instaladores como a los clientes como arma arrojadiza ante la CNMC cuando recibe una propuesta que le perjudica empresarialmente», recuerda Manuel Álvarez.

Por todo ello, AESFONCA anuncia que ha puesto en conocimiento de la Junta de Castilla y León todas las infracciones de la Ley 34/1998, de 7 de octubre, del sector de hidrocarburos llevadas a cabo y se reserva las acciones legales que le correspondan para salvaguardar la actividad de sus empresas asociadas.